Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

De adultas mayores cuidadoras y pandemia

En los circuitos precarios de cuidados, las mujeres adultas mayores que cuidan han venido siendo especialmente invisibilizadas y oprimidas. Actualmente se constituyen como una población en riesgo frente al COVID19, lo que restringe sus posibilidades de seguir cuidando; no obstante, la aplicación de medidas deliberadas por parte de los Estados neoliberales sigue omitiendo la urgencia y el carácter imprescindible de los cuidados que permiten la vida en los subsistemas familiares y comunitarios. Los más afectados, son los barrios empobrecidos, donde miles de receptores de cuidados quedan a la deriva.

Lo personal es político 02 de agosto de 2020 Yuri Pittí
Foto adulta mayor
Foto de adulta mayor

América Latina se caracteriza por circuitos precarios de cuidado, donde en la realización de estos trabajos que son romantizados, feminizados y considerados una obligación moral, terminan por entretejerse redes de mujeres que precariamente sostienen el derecho al cuidado de poblaciones en situación de riesgo o dependencia. Aún hoy, el cuidado es lo que está siendo esencial para confrontar la crisis. 

En esos circuitos precarios, las cuidadoras adultas mayores han venido siendo especialmente invisibilizadas y oprimidas. En familias y comunidades, las adultas mayores cuidan a otras adultas mayores, cuidan a sus nietos y nietas, cuidan a los hijos e hijas de las vecinas, y a personas con discapacidad severa. Poco valorada por el sistema capitalista y bajo las condiciones actuales, sin la labor de ellas sería imposible que un gran número de mujeres estudiaran y trabajaran; y otro gran número de personas dependientes de los cuidados, se encontrarían en situación de abandono.  

En el contexto actual de pandemia esos circuitos de cuidados se encuentran aún más colapsados ante la aplicación deliberada de medidas que han omitido la urgencia y el carácter imprescindible de los cuidados. Medidas como la suspensión  de las clases escolares presenciales y el reinicio de un sin número de actividades económicas, han dado la espalda a la imposibilidad de que muchas adultas mayores sigan asumiendo los cuidados que desarrollaban previamente y el impacto que ese hecho tendrá en los subsistemas familiares y comunitarios. 

La expansión del modelo neoliberal había planteado una serie de retos. En primer lugar, la inserción de las mujeres al mercado laboral dio como resultado una disminución de la presencia de estas en los hogares realizando las tareas domésticas y de cuidados que tradicional e históricamente habían desarrollado; no obstante, lo anterior no estuvo acompañado por una incorporación del Estado y el sector masculino para asumir la responsabilidad de los cuidados de forma compartida. En cambio, sí estuvo acompañado por un aumento de la esperanza de vida de la población, que podría tener como causa principal los avances médicos de la época y que ha alargado considerablemente la vida de las personas de la tercera edad.

A la par de estos dos hechos sociales, hemos visto cómo progresivamente se han aplicado recortes sociales severos; imponiendo una dinámica de miseria a las familias y comunidades más pobres, que no cuentan con los suficientes recursos para asegurar el bienestar de sus miembros.  Esto ha perpetuado la familiarización de la responsabilidad de los cuidados, y en nuestras sociedades latinoamericanas donde históricamente la familiarización ha sido en realidad feminización, la responsabilidad de los cuidados no ha hecho sino transferirse a otras mujeres.

La propia desigualdad social y económica característica de nuestras sociedades, plantea respuestas distintas a iguales necesidades. En el seno de la clase social alta y media alta, el trabajo de cuidado de los niños y niñas suele ser ejercido por trabajadoras precarizadas del cuidado, con o sin preparación técnica. En el caso de las familias de clase baja o clase media baja, este suele ser ejercido por una mujer de la familia (usualmente abuelas o niñas), de manera no remunerada.

Ese asumir el cuidado, tiene un impacto considerable en la vida de las adultas mayores. Si bien una gran cantidad de adultas mayores expresan satisfacción al poder apoyar en ello – y de hecho, culturalmente es mal visto que no sea así - nos hace falta como sociedad plantearnos nuevas formas de organización donde las adultas mayores puedan tener el cuidado de los nietos o de otros familiares como una opción, y donde estos no sean convertidos en casi una obligación moral, son pretexto de las circunstancias socio económicas de las familias de hoy y de la falta de políticas de cuidados por parte de los Estados.  

Cuando el cuidar es una opción, se humanizan los cuidados para todas las partes, para quién cuida y para los receptores de esos cuidados; se enaltece la ética de los cuidados, colocando la corresponsabilidad por delante. Pero no podemos hablar de una elección, cuando no hay opciones de personas o instituciones que puedan proveer esos cuidados de formas dignas y accesibles, así la decisión siempre termina por inclinarse hacia las mujeres en edades “no productivas”, sobre todo en la clase trabajadora, donde adultas mayores y niñas sufren las consecuencias. 

Es necesario reevaluar el mandato de feminidad, que hace de las mujeres cuidadoras eternas, al punto de colocar las propias necesidades, siempre en segundo plano. En el caso del cuidado de los nietos, de forma permanente y a falta de opciones para las madres, se convierte para las adultas mayores en una forma más de opresión de género,  extendiendo el tiempo en que la vida de la mujer se ve reducida a lo doméstico y, a la vez, extendiendo la carga física y emocional que supuso criar a los propios hijos, que ahora al cuidar a otros, se puede agravar por las condiciones de salud propias de la tercera edad.

Finalmente, para reevaluar esos mandatos de feminidad, es vital reconocer cómo el amor nos ha sido impuesto a las mujeres como una forma de vida, y el cuidado de otros, como aquello que nos hace útiles a la sociedad; siendo así, y al ser visto el cuidado como un acto de amor y no un trabajo, no se considera el cansancio, incluso el retiro, como una posibilidad. Y es que el derecho al cuidado que tienen infantes, adolescentes, personas con discapacidad…no puede y no debe seguir siendo priorizado, sobre los derechos que tienen las mujeres de la tercera edad al descanso y a la propia salud física y mental.

Ahora que la pandemia nos ha colocado frente a nuevos escenarios, es evidente la falta de estrategias por parte del Estado para atender la emergencia de los cuidados que supone la imposibilidad de que muchas mujeres de la tercera edad sigan recibiendo en sus casas a sus nietos y nietas, por las propias medidas sanitarias aplicadas por el gobierno.

Hoy las adultas mayores cuidadoras hacen falta para muchos y muchas, guardo la esperanza de que esto nos haga valorarles mucho más; pero también, hoy más que nunca ellas requieren ser cuidadas, física y emocionalmente, tanto como los niños y niñas que clausuradas sus clases pasan muchas más horas en los hogares. Sin embargo se insiste en hablar de reactivación económica, pero no de la responsabilidad del Estado de aplicar políticas de cuidados eficientes que reduzcan los impactos sociales de la pandemia. Uno de los impactos más fuertes será la profundización de la precariedad y pobreza en que viven una gran cantidad de adultas mayores. 

Los cuidados, nuevamente, han sido simplemente familiarizados. Y a falta de las adultas mayores, me atrevo a prever, que serán muchas más las niñas y adolescentes que deban asumir el cuidado de sus hermanos y hermanas; ahora más que nunca, bajo condiciones sociales y económicas evidentemente mucho más adversas. Nuevamente los Estados, asumen que alguna mujer se encargará de cuidar; porque eso es la familiarización de los cuidados, es al fin y al cabo, la feminización tajante, el mandato de feminidad - por acción u omisión - impuesto desde la propia política pública.

Sobre la autora:

Yuri Pittí es licenciada en Trabajo Social egresada de la Universidad Autónoma de Chiriquí, y esta cursando una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad de Panamá. Feminista interseccional educadora y escritora, es originaria de las áreas montañosas y agrícolas de Chiriquí; donde desde Ni una Menos Chiriquí trabaja colectivamente por la memoria histórica feminista y la eliminación de todos los tipos de violencia contra las mujeres.

_______________________________________________________________________

Síguenos en Facebook: Más allá de la Cortina

Si le ha gustado esta noticia, puede realizar una donación PayPal con solo darle clik aquí.

También puede donar vía SINPE del BCR al número 6340 0176

Emítanos sus comentarios a: [email protected]

Modo de citado: 

Pittí, Y. (02 de agosto, 2020). De adultas mayores cuidadoras y pandemia. Feminismos. Más allá de la Cortina. Heredia, Costa Rica: Cátedra Autónoma de Filosofía Política.

 

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

Campaña virtual por los derechos de las mujeres

Campaña virtual por los derechos de las mujeres

MUSADE
Actualidad 14 de agosto de 2020

La Asociación MUSADE Mujeres Unidas en Salud y Desarrollo, realizará por tercer año consecutivo la campaña “Cambie el rollo y póngase la camiseta por los derechos de la mujeres”, pero debido al contexto del Covid-19, este año la campaña se realizará de forma virtual.

WhatsApp Image 2020-07-30 at 13.16.02

Piden destitución de la Fiscal Regional de Morelia, Isabel Maldonado

Asamblea de Mujeres Michoacán
Se va a caer 30 de julio de 2020

Las fronteras no son límites para la sororidad y desde la sección de Feminismos del diario Más allá de la Cortina apoyamos las luchas de la Asamblea de Mujeres Michoacán por los derechos de las mujeres y de la comunidad LGTBIQ en Michoacán. Les invitamos a leer esta importante denuncia de hechos que no solamente suceden allá, sino a lo largo y ancho de toda Nuestra América.

WhatsApp Image 2020-07-30 at 13.11.33

Feministas exigen destitución de Isabel Maldonado Sanchez, Fiscal Regional de Morelia

Eliza Flores
Se va a caer 01 de agosto de 2020

Las fronteras no son límites para la sororidad y desde la sección de Feminismos del diario Más allá de la Cortina apoyamos las luchas de las mujeres de México por los derechos de las mujeres y de la comunidad LGTBIQ. Les invitamos a leer esta importante denuncia de hechos que no solamente suceden allá, sino a lo largo y ancho de toda Nuestra América.

WhatsApp Image 2020-08-07 at 14.58.05

Aborto Legal Costa Rica se manifestará en Casa Presidencial

Aborto Legal Costa Rica
Se va a caer 07 de agosto de 2020

Desde la sección de Feminismos del diario Más allá de la Cortina apoyamos a Aborto Legal Costa Rica y otras organizaciones en la convocatoria del Plantón por Aborto Legal para el día de mañana 8 de agosto, para protestar frente a Casa Presidencial a partir de las 11 a.m., con el fin de exigir el derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito.

Tu voz mujer |  Mujeres en Cuarentena | La triple jornada

La mujer en cuarentena, la triple jornada: entrevista del programa "Tu voz mujer" a Lady Mora

Lady Mora y Jessenia Sarmiento
Lo personal es político 07 de agosto de 2020

Para el diario Más allá de la Cortina es un placer hacerles llegar la entrevista que le hizo Jessenia Sarmiento, del programa "Tu voz mujer", del medio de comunicación Hechos Ecuador, a Lady Mora, quien forma parte de la Sección de Feminismos de este diario digital. La entrevista versa sobre la temática de la mujer en cuarentena, la triple jornada.

Lo más visto

121672685_4416836281724743_2929738253519557033_n

Los rostros de la dictadura en Costa Rica

Rogelio Cedeño Castro
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"El totalitarismo neoliberal contemporáneo es más perfecto que el de los regímenes de Hitler o Stalin, dado que aquellos tenían que emplear masivamente el terror y la violencia homicida contra la población, de una manera abierta."

Untitled design

Costa Rica: el gas, la violencia y la desigualdad detrás del pura vida

Estudiantes Autónomos Colectivo Revolución
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"Como estudiantes nos indigna que las Federaciones Estudiantiles lleven la voz del movimiento estudiantil sin convocar a una asamblea abierta estudiantil, sin reunirse con las, los y les estudiantes que han salido a la calle a protestar, la única representación estudiantil en cualquier mesa de diálogo no es voz de la comunidad estudiantil, es autoritaria, impuesta y representa únicamente intereses personales. Exigimos a las Federaciones estudiantiles transparencia y que no vendan al estudiantado como lo vendieron en las protestas del 2019, en defensa del FEES. ¡Transparencia política, la Federación no nos representa!"

Anónima

No nos callan más

Anónima
Se va a caer 16 de octubre de 2020

Denunciamos la nota escrita por Iván Molina en Semanario Universidad, donde bajo argumentos misóginos perpetúa la histórica discriminación que ha existido en la academia hacia las mujeres. Que en las universidades haya espacio y voz para las mujeres y no para los acosadores.

IMG_0036

Poemas de Jaime Huenún Villa (Poeta Mapuche)

Jaime Huenún Villa
Ni pena ni miedo 18 de octubre de 2020

La siguiente es una colaboración del poeta mapuche Jaime Huenún Villa (Valdivia, sur de Chile, en 1967). Él es poeta y escritor mapuche-huilliche. Obtuvo el premio Pablo Neruda de poesía (2003), la beca Guggenheim de Nueva York (2005), el premio a la mejor obra poética publicada en Chile otorgado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura (2013), el premio Manuel Montt otorgado por la U. de Chile (2019), el premio Nacional de Poesía Jorge Teillier (2020), entre otros reconocimientos. Posee una gran variedad de libros de poesía con alto reconocimiento internacional y de los cuales tenemos el agrado de hacerles llegar una valiosa muestra

8a742ebb-f82f-43da-913c-215a74ce7cba

OTRA VEZ UN NO: Continúa el avance de los recortes a los sectores Culturales y Ambientales

Sebastián Miranda Brenes
Realidad Nacional 19 de octubre de 2020

Costa Rica afronta la peor crisis política de su historia y la corrupción ha llevado al estado al colapso. No obstante, no quiere verse a la corrupción como la verdadera causa de esto y sigue recortándose presupuestos a sectores que construyen tejido social y le dan calidad de vida y generan autenticidad en los pueblos tanto en los pueblos como en las personas. El escritor Sebastián Miranda se manifiesta en este escrito ante esta cruda realidad.

121598625_4413174065424298_9091582137641734474_o

Habrá represión por orden de la Sala Constitucional

Rogelio Cedeño Castro
Realidad Nacional 14 de octubre de 2020

En el presente texto, Rogelio Cedeño Castro nos habla de la realidad que afrontamos como movimientos sociales a partir del mandato que ha realizado la Sala Constitucional de reprimir los bloqueos que son un acto de presión social por medio de los cuales, el pueblo busca reivindicar sus derechos

Clase XIII - Desmontando algunos mitos del libertarismo de Robert Nozick

Desmontando algunos mitos políticos del libertarismo de Nozick, a la luz del contexto político costarricense

MSc. Esteban Paniagua
Desmontando los mitos 24 de octubre de 2020

Esta es una de las últimas clases del curso: "Desmontando los mitos de la teoría política occidental: un exordio frente a la muerte de la filosofía política". Aquí analizamos los argumentos básicos del libertarismo y los relacionamos con la política costarricense, ya que es necesario comprender que nuestro contexto no es blanco y negro y que enemigos del bien público los encontramos tanto dentro como fuera del gobierno

Autoritarismo

El autoritarismo no es comunismo: existe autoritarismo tanto de izquierda como de derecha

MSc. Esteban Paniagua
Realidad Nacional 15 de octubre de 2020

"El problema que yace de fondo en esta confusión terminológica, a partir de la cual se le dice “comunismo” al “autoritarismo” es que nos obliga a condenar una sola cara del autoritarismo y nos deja a las expensas de otro autoritarismo peor y que babea por apoderarse del gobierno de Costa Rica: un autoritarismo disfrazado bajo una falsa idea de libertad."

Boletín Semanal