Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

El Adultocentrismo, una discriminación invisibilizada

En el siguiente artículo Natasha Pacheco nos habla sobre el adultocentrismo: ¿Qué es adultocentrismo? ¿Desde el discurso del adultocentrismo como se visualiza la juventud? ¿Cuáles son algunas prácticas del adultocentrismo? ¿Cómo afecta el adultocentrismo a las personas? son algunas de las preguntas que responde.

Reflexiones 27 de septiembre de 2020 Natasha Pacheco
mafalta.net
Imagen tomada de mafalta.net

Existen sistemas de dominación internalizados y naturalizados por las personas e implantados por el sistema capitalista para su sostén y funcionamiento, estos van desde el racismo, el machismo, el Adultocentrismo y demás; estos sistemas de dominación construidos por hilos ideológicos se relación entre sí, podemos hacer referencia a una especie de trenza que garantiza que estas múltiples dominaciones al relacionarse entre sí, se convierten en un único sistema de poder.  

El Adultocentrismo se entiende como la relación social desigual que existe entre los jóvenes y personas mayores con la persona adulta. Se trata de una visión del mundo construida sobre y relacionada con el orden social denominado patriarcado, hablamos de “matrices adulto céntricas y patriarcales” para referir a la imagen de un molde de producción de sujetos idénticos. Diversos autores (Duarte, 2000; Criado, 1998; Jelin 1998; Niremberg, 2006) coinciden en señalar que las definiciones y valoraciones culturales que conforman estas matrices, proponen modelos de “ser joven mujer” y “ser joven varón” que se caracterizan por jerarquizar las diferencias de género y generaciones. 

¿Cuándo se da el Adultocentrismo? Es cuando pensamos que una persona menor a la edad de uno o de una generación posterior es "inexperta", "le falta vivir", "no sabe de lo que habla". Cuando se acepta la idea de que un adolescente o un adulto joven no puede tener mayor conocimiento, que no es capaz de aportar una mejor solución y que no está capacitado para dar una opinión.  

Actualmente las formas de mirar a los jóvenes, confluyen en la misma idea que sostiene una única manera de ser joven, invisibilizándolo/a en el presente y tendiente a ser en el futuro, Duarte (2000). Despojan a estos de potencialidades, recursos, limitaciones, deseos, derechos, deberes, en el presente y lo convierten en una juventud homogenizada, unificada y desposeída de sus capacidades.  

Para entender al Adultocentrismo es necesario reconocer la existencia de múltiples juventudes, y no de una y única forma de ser joven.  

Estos sistemas de dominación no nacieron de la noche a la mañana, si no que han sido perpetuados a lo largo de los años gracias a diferentes agentes de socialización, como la familia, la escuela, etc., que internalizan estas significaciones culturales y garantizan su reproducción de una generación a otra. Esto implica que cada sujeto ha naturalizado las pautas, valores y significaciones correspondientes a su género y generación, además de saber que tiene que pensar y hacer para satisfacerlas.  

Cuando escuchamos el discurso sobre la juventud como una “etapa de la vida”, están contenidos dos significados: una hace referencia a la juventud como parte del ciclo vital del desarrollo humano junto a la niñez, adultez o vejez; y otra que nos habla de la juventud como una etapa de preparación para la inserción de las personas jóvenes al mundo adulto. Desde esta definición se asume que la juventud es una etapa de transito de la vida, que adquiere valor en la medida en que está referida al mundo adulto, y que su importancia consiste en que “algún momento” se llegara a ser adulto.  

Este saber adulto es el que determina y se reproduce en una amplia serie de prácticas sociales. El control sobre la producción del discurso se ejerce con mayor ímpetu en los terrenos de la sexualidad y la política, más específicamente con la vinculación de los discursos de deseo y poder. Así, el discurso se entiende como un conjunto de reglas anónimas que responder a una determinada visión del ideal del hombre adulto y “existoso”.  

Cuando los adolescentes internalizan estos mensajes negativos y estereotipos propios del Adultocentrismo, que construyen y usan los adultos, es muy posible que ellos comiencen a utilizarlos con niños y niñas más pequeños, influyendo en sus relaciones simétricas, no respetándolos o incluso atacando a otros por ser diferentes, y pudiendo atribuir estas descalificaciones a la construcción de su propia autoestima 

El Adultocentrismo afecta muy negativamente la relación entre padres e hijos, al quitarle al joven la opción de elegir sus deseos y aspiraciones, al pensar que los padres tienen mayor derecho sobre la vida de su hijo que el propio joven. 

Podemos entender al Adultocentrismo como una serie de prácticas y mecanismo desde los cuales se ratifica la subordinación de las personas jóvenes, atribuyéndoles a estos una serie de características que en la construcción de imaginarios llegan a identificar a los jóvenes como sujetos deficitarios de razón (déficit sustancial), de madurez (déficit cognitivo – evolutivo), de responsabilidad y seriedad (déficit moral). Atribuirles a los jóvenes la “naturaleza violenta o revolucionaria”, son estereotipos que operan significativamente en el campo de lo político y que ratifican el orden de la sociedad. 

En la separación de la adultez (entendiendo que la vida adulta es la que representa la “vida de verdad” y la juventud como un proceso de experimentación y transición)  

Es decir, comenzamos a pensar que “lo adulto” es la verdad, orientado a un mundo de generación de plusvalía, el trabajo y la consolidación de nuestro rol dentro del proceso de producción de bienes y servicios; mientras que “lo juvenil” se asocia con lo falso enfocándolo a la transición “es solo una etapa”, en la fantasía “la juventud es la etapa de los sueños” o la animalidad “los jóvenes tiene una rebeldía mal guiada”.  

El poder adultocéntrico es un poder sobre la vida, mientras que el término “juventud” se refiere a una población, es decir, un proceso, grupo etario, una estadística.  

Lo anterior significa que el discurso adultocéntrico es parte del imaginario colonial y constituye una de las formas contemporáneas de mantener un centro hegemónico de poder.  

El Adultocentrismo debe ser pensado como un entramado de relaciones que opera desde distintos puntos simultáneamente y cuyas intensidades y direcciones son variables. En este sentido es heterarquico.  

Desde la biopolítica, que remite a las poblaciones y se conforma en disputa con los discursos mediáticos y de la industria cultural.  

Desde la anatomopolítica, que remite al cuerpo humano, configurada en instituciones tradicionales, sobre todo la escuela.  

Clasificar a los jóvenes desde sus formas de identidad, teniendo en cuenta que cultural y mediáticamente se ha satanizado los piercings, tatuajes, estilos de vestimenta y demás expresiones como “signos de amenaza”, tiene que ver directamente con la biopolítica, es decir, una forma de poder sobre la administración de la vida.  

La domesticación de cuerpos juveniles lo podemos entender desde la biocultura que se refiere a la centralidad corporal, donde se juegan roles de sujeción y resistencia, normalización y transgresión, control y libertad, castigo y desafío, el sufrimiento y el placer.  

Es importante decir que a toda esta biopolítica y biocultura, existe la bioresistencia en tanto el cuerpo se convierte en lugar de enunciación política. Es decir, el acto de contra-cultura a ese “poder sobre la vida”.  

Todo este control sobre el cuerpo lleva una finalidad de presentar al joven en una visión de gerente junior ya sea desde lo político, como administrador, conductor mediático o ya sea hombre o mujer de empresas y negocios. Pintar al joven como emprendedor, creativo, innovador, pero sin salir del marco del sistema establecido. Ante un mundo que es representado como un mercado, el joven por su supuesta ignorancia e inmadurez se ve en la necesidad de vender su fuerza de trabajo por lo mínimo o menos de lo mínimo desvalorizando las potencialidades que de verdad el joven pueda tener.  

El Adultocentrismo discrimina, porque oprime la opinión y la libertad de un joven; daña, porque afecta la autoestima y la confianza de un estudiante; mata, porque luego de discriminar y dañar deja al joven en una posición donde le hace falta su libertad, autoestima y confianza. Por lo tanto, no es algo que se deba permitir en la sociedad, es algo que se debe eliminar. 

Debemos comenzar a replantear nuestras relaciones, ya que todos tenemos dominaciones interiorizadas y naturalizadas. Es por esto que desde nuestros espacios debemos comenzar el ejercicio de la autocrítica ya que muchas de nuestras interacciones van ligadas a estos sistemas de dominación.  

___________________________________________

Si le ha gustado esta noticia, puede realizar una donación PayPal con solo darle clik aquí.

También puede donar vía SINPE del BCR al número 6340 0176

Emítanos sus comentarios a: [email protected]

Modo de citado: 

Pacheco, N. (27 de setiembre, 2020). El Adultocentrismo, una discriminación invisibilizada. Reflexiones. Más allá de la Cortina. Heredia, Costa Rica: Cátedra Autónoma de Filosofía Política.

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

CEDRÓN - 2018 (1)

La CIA: Mecenas del arte abstracto en Latinoamérica

José Antonio Cedrón
Reflexiones 03 de agosto de 2020

En el siguiente artículo José Antonio Cedrón expone como la Agencia Central de Inteligencia (CIA) coordinó y fomentó clandestinamente las más diestras ofensivas a favor del arte abstracto en el contexto de Guerra Fría ¿Por qué la CIA fomentó el arte abstracto? ¿Cuáles fueron algunos de los mecanismos empleados por la CIA para la promoción del arte abstracto? son algunas de las preguntas que se intentan responder.

IMG_8801

La infancia y los juegos como motor de desarrollo y formación

Rita Ramos
Reflexiones 03 de septiembre de 2020

Rita Ramos, viene de Jaqué-Darién, la provincia verde de Panamá. Es socióloga. Estudia Antropología, arqueología y un máster en Ciencias Sociales. Escribe poemas y es una apasionada amateur de la fotografía. Su interés como escritora está relacionado con temas de ambiente, corrupción, alimentación, salud, identidades y género.

120039801_4297787216962984_1274092232413615303_o

El mito de la democracia, un comodín de la derecha

Rogelio Cedeño Castro
Reflexiones 22 de septiembre de 2020

En la siguiente nota Rogelio Cedeño, realiza una reflexión sobre el significado del término democracia en la política costarricense, explicando la construcción del concepto a partir de los mecanismos utilizados para proteger los intereses y privilegios de los herederos del orden colonial hispanoportugués, además de los discursos de las elites criollas en la construcción de estados nacionales, entre otros aspectos.

Lo más visto

121672685_4416836281724743_2929738253519557033_n

Los rostros de la dictadura en Costa Rica

Rogelio Cedeño Castro
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"El totalitarismo neoliberal contemporáneo es más perfecto que el de los regímenes de Hitler o Stalin, dado que aquellos tenían que emplear masivamente el terror y la violencia homicida contra la población, de una manera abierta."

Untitled design

Costa Rica: el gas, la violencia y la desigualdad detrás del pura vida

Estudiantes Autónomos Colectivo Revolución
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"Como estudiantes nos indigna que las Federaciones Estudiantiles lleven la voz del movimiento estudiantil sin convocar a una asamblea abierta estudiantil, sin reunirse con las, los y les estudiantes que han salido a la calle a protestar, la única representación estudiantil en cualquier mesa de diálogo no es voz de la comunidad estudiantil, es autoritaria, impuesta y representa únicamente intereses personales. Exigimos a las Federaciones estudiantiles transparencia y que no vendan al estudiantado como lo vendieron en las protestas del 2019, en defensa del FEES. ¡Transparencia política, la Federación no nos representa!"

multimedia.grande.bf2c37bc8c41a875.494d475f35313639202831295f6772616e64652e4a5047

La babosa

Sebastián Arce
Ni pena ni miedo 11 de octubre de 2020

Poeta y narrador. Profesor en la Universidad de Costa Rica. Ha publicado los poemarios Emigrar hacia la Nada, Variantes de una herida y La grieta en el espejo. Aparece en la antología de poesía centroamericana Deudas de sangre (2015), reunida por Magdiel Midence; varios de sus microrrelatos han sido publicados en la Antología iberoamericana de microcuento, compilada por Homero Carvalho (2017, Editorial Torre de papel).

Anónima

No nos callan más

Anónima
Se va a caer 16 de octubre de 2020

Denunciamos la nota escrita por Iván Molina en Semanario Universidad, donde bajo argumentos misóginos perpetúa la histórica discriminación que ha existido en la academia hacia las mujeres. Que en las universidades haya espacio y voz para las mujeres y no para los acosadores.

Gian

Poemas de Gian Pierre Codarlupo (Perú)

Gian Pierre Codarlupo
Ni pena ni miedo 12 de octubre de 2020

La siguiente es una colaboración de Gian Pierre Codarlupo (Paita, Perú, 1997), quien ha publicado el libro Caída de un pájaro en el mar (Universidad Nacional de Piura, 2018), con el que obtuvo en Primer Premio en el II Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Huauco de Oro”. En 2017 fue Mención Honrosa en el X Concurso “El Poeta Joven del Perú”, organizado por la Fundación Marco Antonio Corcuera.

8a742ebb-f82f-43da-913c-215a74ce7cba

OTRA VEZ UN NO: Continúa el avance de los recortes a los sectores Culturales y Ambientales

Sebastián Miranda Brenes
Realidad Nacional 19 de octubre de 2020

Costa Rica afronta la peor crisis política de su historia y la corrupción ha llevado al estado al colapso. No obstante, no quiere verse a la corrupción como la verdadera causa de esto y sigue recortándose presupuestos a sectores que construyen tejido social y le dan calidad de vida y generan autenticidad en los pueblos tanto en los pueblos como en las personas. El escritor Sebastián Miranda se manifiesta en este escrito ante esta cruda realidad.

121598625_4413174065424298_9091582137641734474_o

Habrá represión por orden de la Sala Constitucional

Rogelio Cedeño Castro
Realidad Nacional 14 de octubre de 2020

En el presente texto, Rogelio Cedeño Castro nos habla de la realidad que afrontamos como movimientos sociales a partir del mandato que ha realizado la Sala Constitucional de reprimir los bloqueos que son un acto de presión social por medio de los cuales, el pueblo busca reivindicar sus derechos

Autoritarismo

El autoritarismo no es comunismo: existe autoritarismo tanto de izquierda como de derecha

MSc. Esteban Paniagua
Realidad Nacional 15 de octubre de 2020

"El problema que yace de fondo en esta confusión terminológica, a partir de la cual se le dice “comunismo” al “autoritarismo” es que nos obliga a condenar una sola cara del autoritarismo y nos deja a las expensas de otro autoritarismo peor y que babea por apoderarse del gobierno de Costa Rica: un autoritarismo disfrazado bajo una falsa idea de libertad."

Boletín Semanal