Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

El paradojal destino de la sociología contemporánea (Segunda Parte)

Les compartimos la segunda parte de esta interesante saga de Rogelio Cedeño, de la cual les dejamos un breve adelanto: "El capitalismo de la modernidad con su racionalidad instrumental basada en el cálculo matemático, y en la existencia de un cierto orden jurídico bien establecido se conformó como una individualidad histórica, unos factores que era preciso comprender, y que nos obligan ser cuidadosos cuando se emplean términos como “capitalismo” (s) y de las “clases” o “estatus de clase”, propios de la contemporaneidad, de fines del siglo XIX, principios del XX, y en el tiempo transcurrido desde entonces."

Artículos de Rogelio Cedeño 24 de enero de 2021 Rogelio Cedeño Castro
unnamed

“El método científico consistente en la construcción de TIPOS investiga y expone todas las conexiones de sentido irracionales, afectivamente condicionadas, del comportamiento que influyen en la acción, como “desviaciones” de un desarrollo de la misma “construido” como puramente racional con arreglo a fines. Por ejemplo, para la explicación de un “´pánico bursátil” será conveniente fijar primero cómo se desarrolla la acción fuera de todo influjo de afectos irracionales, para introducir después, como “perturbaciones”, aquellos componentes irracionales. De igual modo procederíamos en la explicación de una acción política o militar: tendríamos que fijar, primero, cómo SE HUBIERA desarrollado esa acción de haberse conocido todas las circunstancias y todas las intenciones de los protagonistas y de haberse orientado la elección de los medios – a tenor de los datos de la experiencia considerados por nosotros como existentes- de un modo rigurosamente racional con arreglo a fines. Sólo así sería posible la imputación de las desviaciones a las irracionalidades que las condicionaron. La construcción de una acción rigurosamente racional con arreglo a fines sirve en estos casos a la sociología- en méritos de su evidente inteligibilidad y, en cuanto racional, de su univocidad- como un TIPO (tipo ideal),mediante el cual comprender la acción real, influida por irracionalidades de toda especie(afectos, errores), como una desviación del desarrollo esperado de la acción racional…De ESTA SUERTE, pero sólo en virtud de estos fundamentos de conveniencia metodológica, puede decirse que el método de la sociología “comprensiva” es “racionalista. Este procedimiento no debe, pues, interpretarse como un prejuicio racionalista de la sociología, sino sólo como un recurso metódico; y mucho menos por tanto como si implicara la creencia de un predominio en la vida de lo racional” Max Weber ECONOMÍA Y SOCIEDAD Fondo de Cultura Económica México 2012, p. 7.

Más allá de las formulaciones teóricas de sus maestros fundadores, y de los resultados más sobresalientes de los primeros trabajos de investigación empírica, en especial aquellos que alcanzaron cierta notoriedad, casi de inmediato, es un hecho evidente que la sociología en sí misma ha experimentado un paradojal destino, pasando de ser aquella especie de filosofía social o, a veces incluso “religión comtiana de la humanidad”, destinada a fortalecer el consenso social, y a describir el modus operandi de la estructura de la sociedad, para convertirse luego en un instrumento múltiple para el estudio, y la explicitación de algunos de los componentes o factores sociales, en ciertos momentos contradictorios o convergentes en otros, que dieron lugar a las grandes tensiones políticas, sociales y culturales que han venido sacudiendo a las sociedades contemporáneas, al menos desde los días ahora lejanos de la gran revolución francesa, y en medio de las  paradojas del “progreso” tan vinculado a los resultados de la llamada “revolución industrial”, el que fue asumido como una creencia casi religiosa, pero de orden secular, al menos desde hace un par de siglos.

Estas tensiones, de muy diverso tipo y rango, dieron lugar o acompañaron a los procesos acelerados de  industrialización y de urbanización simultáneas y aceleradas, durante un largo período que cambió hasta nuestro percepción del tiempo en sí mismo, tanto como en sus consecuencias más duraderas, las que no sólo transformaron la vida cotidiana de las gentes, sino también innumerables dimensiones de su vida en general, de sus maneras de percibirla y asumirla, trayendo a la superficie –por así decirlo- las evidencias de la complejidad creciente de la convivencia social humana y de su abordaje científico en un mundo cada vez más secularizado, no sólo desde la sociología sino desde las disciplinas de la economía, la geografía, la antropología entre otras, las que -al igual que la sociología en estricto sentido- se vieron enfrentadas a enormes desafíos, los que por momentos parecían haber nulos los esfuerzos de responder a los requerimientos, cada vez más complejos y diversos, para la especie humana y la huella que va dejando, una especie que hoy se encuentra enfrentada a cambios que serán irreversibles, especialmente aquellos ocurridos, a lo largo de los últimos dos siglos y que continúan desplegándose en el presente, no sólo en el orden de lo social, sino también en el de las relaciones con la naturaleza, y con el entorno inmediato del ser humano.  

Ahora, en nuestro tiempo histórico, nos encontramos con que la gran  mayoría de la población vive en grandes urbes, como resultado de las migraciones rurales y los grandes procesos de conurbación, con los que la naturaleza específica de su vida social ha cambiado varias veces, de manera violenta e inusitada, arrasando las viejas costumbres, instituciones y prácticas culturales, y dando lugar a otras nuevas que no siempre responden a las demandas crecientes de un mínimo bienestar, ni tampoco a la necesidad implícita de explicar el sentido de la convivencia social humana, en un planeta cuyos recursos han demostrado no ser ya inagotables en menos de una generación, en tanto que los conflictos de la más diversa índole han alcanzado grados de violencia insospechados, a partir de la mecanización y uso de herramientas científicas en el destructivo despliegue de la guerra, especialmente en el conflicto armado (operaciones efectivas de combate). 

No sólo surgió la sociología comprensiva weberiana, casi como una respuesta forzada a algunos rasgos del enfoque positivista inicial, sino que también afloraron distintas expresiones de una multiforme “sociología del conflicto”, tanto dentro de la tradición marxista con el abordaje de los temas de la ideología y la lucha de clases, como en la  que encuentra su asidero en el funcionalismo, más proclive al estudio de la recurrencia del conflicto y su especificidad, como también una sociología del conocimiento que aparece, en medio de un gran debate, sobre todo en el marco la tradición filosófica alemana, en los primeros años del siglo anterior, acerca de la “naturaleza” del conocimiento y su producción en los intersticios de la vida social (v,g,r Karl Mannheim IDEOLOGÍA Y UTOPÍA 1929), la necesidad de su validación por parte de los distintos estamentos, estratos o clases sociales  acerca del fenómeno la “cultura culta”, pasando por el de la cultura en general, la producción y validación social del conocimiento científico, teniendo en cuenta el importante papel que cumplen los científicos como estamento social organizado para la producción y el resguardo de su acervo, la distribución diferenciada o desigual del “conocimiento” sistemático en el orden de lo político entre las élites, asumidas como minorías selectas, y el que se apropia o recepta, de manera casi instintiva, la gran mayoría de la población en las sociedades de masas que han surgido, por lo general siempre carente de la información, y de los medios que le permitan convertirla en conocimiento efectivo sobre la complejidad creciente de esas temáticas, las que tienen serias incidencias en su vida cotidiana.

Hace ya un siglo, el debate que fue surgiendo sobre la aplicación de los métodos de la sociología comprensiva de Max Weber al estudio de las singularidades históricas, dio lugar a una atmósfera cultural que tuvo muy variadas consecuencias para el desenvolvimiento de la nueva disciplina, en medio de un período histórico de grandes convulsiones sociales con el despliegue de las potencialidades del capitalismo y el industrialismo, desde las últimas décadas del siglo XIX, las dos grandes guerras mundiales y las situaciones revolucionarias a que dieron lugar. 

Si bien la sociología seguía ocupando un lugar muy importante en la explicación y la perpetuación del orden social existente, los estudios de la sociología de la religión y de los componentes del ethos de algunas de ellas en la construcción de las mentalidades que hicieron posible el surgimiento del capitalismo y de la modernidad occidental, la aparición del tema de la intersubjetividad y el del protagonismo, en alguna medida volitivo, de los diferentes actores sociales  involucrados dieron un cierto vuelco a la visión mecanicista del orden social establecido, tan característico de la sociología francesa y de la estadounidense posterior, en términos de algunas de las más importantes formulaciones del estadounidense Talcott Parsons(1902-1979), quien si bien fue un estudioso de la obra de Weber en sus primeros años formativos, cuando incluso residió en Alemania para estudiarla y conocerla in situ llegando a formular su trabajo doctoral analizando en parte las ideas del sociólogo alemán (v.g.r Georges Ritzer TEORÍA SOCIOLÓGICA CLÁSICA), no adoptó en su análisis el tema de la intersubjetividad, al menos dentro en su famoso sistema funcional (estructural-funcionalista) o sistema de la acción de las variables pautas, destinado a ser aplicado en el estudio de los temas propios de la antropología, la sociología y otras disciplinas de las ciencias sociales contemporáneas, pero que también trajo consecuencias para la visión sociológica del ser humano, condicionado por esas estructuras tan rígidas del funcionalismo estructural, con sus sistemas social, cultural y de la personalidad.

El capitalismo de la modernidad con su racionalidad instrumental basada en el cálculo matemático, y en la existencia de un cierto orden jurídico bien establecido se conformó como una individualidad histórica, unos factores que era preciso comprender, y que nos obligan ser cuidadosos cuando se emplean términos como “capitalismo” (s) y de las “clases” o “estatus de clase”, propios de la contemporaneidad, de fines del siglo XIX, principios del XX, y en el tiempo transcurrido desde entonces.

Los tipos ideales, como una parte de metodología de las ciencias sociales que formuló Max Weber, dentro de su “sociología comprensiva”, fueron elementos esenciales en la elaboración de los alcances su célebre estudio acerca de ¿cómo la religión, dentro de su evolución particular en el mundo occidental, habría jugado un papel importante en la génesis de un capitalismo como el que conocemos en la escena contemporánea?, no precisamente aquel capitalismo “aventurero” o basado incluso en fenómenos como la “piratería” y el “saqueo”:  a manera de ejemplo nos encontramos con lo que Max Weber llamó “el espíritu del capitalismo” que fue una herramienta teórico metodológica importante para la elaboración de las hipótesis acerca de la la manera en que la ética calvinista habría dado lugar a la emergencia de un cierto tipo de ascesis, mucho más propicio en su despliegue que el ascetismo católico medieval para que surgiera ese “espíritu del capitalismo”, al que hemos venido haciendo referencia.

Mientras intentaba reflexionar en voz alta, que es lo que he venido haciendo a lo largo de estas páginas, vino a mi memoria el recuerdo de mi amigo Eugenio Rodríguez Vega(1925-2008), a quien de alguna manera hago responsable de que me internara en los caminos tortuosos y complejos de la sociología, no tanto por nuestras conversaciones siempre amistosas a lo largo de muchos años, sino por la lectura de sus APUNTES PARA LA SOCIOLOGÍA COSTARRICENSE(1953) que publicó, por primera vez, allá por 1954, sin duda una contribución germinal a la reflexión sociológica en nuestro medio, un texto que llegó a mis manos cuando era muy joven en los primeros años de la década de los sesenta. Valga esta mención a su recuerdo como una muestra de gratitud.

unnamed-1

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

Lo más visto

E4

Transfeminismos en Centroamérica (Parte 2)

Furia Volcánica
Furia Volcánica 03 de febrero de 2021

En esta segunda parte del episodio “Mujeres Trans-formando Fronteras” tuvimos la oportunidad de compartir junto a seis poderosas mujeres activistas transfeministas de Guatemala, El Salvador, Isla Bahamas, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, para entender las realidades, perspectivas y demandas desde los transfeminismos centroamericanos y del caribe.

Mia Gallegos

Poemas Mia Gallegos, Costa Rica

Revista Ni pena Ni miedo
Ni pena ni miedo 05 de febrero de 2021

Lamentablemente nuestra revista no podrá seguir adelante por diferentes motivos fuera de nuestro control. Sin embargo, hacemos este último lanzamiento en nuestra página, para brindar homenaje a una de las poetas vivas más importantes de nuestro país, que la fuerza de su intimismo y la perenne busqueda del propio Ser es admirable. Acá una serie de poemas de Mia Gallegos, quien recientemente fue premiada por tercera vez con el Premio Nacional de Poesía Aquileo Echeverrí. De nuestra parte la felicitamos. Y para nuestro público lector agradecemos el leer, el comentar y el compartir. Gracias por estos meses de trabajo. Los mejores deseos de nuestra parte.

Arnoldo_Mora_Universidad_de_Costa_Rica

La sabiduría como gozo integral

Arnoldo Mora Rodríguez
Artículos Contra-Académicos 01 de febrero de 2021

En este texto, la característica erudición del Dr. Arnoldo Mora Rodríguez discurre sobre el significado de términos fundamentales para comprender lo que realmente es la filosofía para llegar a verla como un gozo integral.

download-1

República Democrática del Congo

Miguel Jaimes
Espíritu del Petróleo 03 de febrero de 2021

En el siguiente artículo, el Dr. Miguel Jaimes se refiere a las cruentas guerras de la República Democrática del Congo y cómo estas se relacionan con el control de importantes recursos que son apetecidos por trasnacionales de reconocido renombre mundial.

606fb9f2-1b28-4556-8308-59feb88a5160

Regreso a clases con más crisis del sistema educativo y presión sobre el educador

Manuel Sandoval
Realidad Nacional 03 de febrero de 2021

"Las capacitaciones del MEP son de escaso valor pedagógico, un mero trámite burocrático que no aclara mucho sobre los cambios en evaluación y  otros aspectos que se introducen todos los años. Sin embargo, el Magisterio Nacional está olfateando, con las primeras circulares del MEP de este año, QUE NOS VA A CAER ENCIMA UNA SOBRECARGA DE TRABAJO BRUTAL con la implementación a medias del curso lectivo presencial y la obsesión de los burócratas del MEP de aplastar al educador con informes burocráticos sin sentido. Problemática a la que se va a sumar, que el sistema educativo está comenzando a resentir los recortes presupuestarios brutales que han habido en Educación, aumentando a lo largo de este año la exclusión de los estudiantes de los sectores populares y la presión sobre los educadores".

Boletín Semanal