Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

Reflexión sobre educación y ética ambiental en tiempos de cuarentena: El rol de la educación superior 

La siguiente es una reflexión sobre educación y ética ambiental en tiempos de cuarentena de Sebastián Miranda Brenes, escritor y gestor ambiental. Docente de gestión ambiental de la Unidad Regional Huetar Caribe del Instituto de Aprendizaje y de la Universidad de Costa Rica, Sede Caribe. 

Ecología Política 30 de abril de 2020 Sebastián Miranda Brenes
multimedia.miniatura.88dadd465f5d95ac.39333730323237355f3638393934373839383430383431385f363831303039315f6d696e6961747572612e6a7067
Sebastián Miranda Brenes, escritor y gestos ambiental

1. Las obviedades de un sistema 

Voy a empezar haciendo algunos señalamientos puntuales, y obvios, para dar un marco a la siguiente exposición. El primero es que la era industrial a la que seguimos apegados, pues hemos entrado en la revolución industrial 4.0, ha acelerado el impacto antropogénico sobre el planeta. Esta era se ha sustentado en una economía capitalista, sin importar de que vertiente estemos, izquierda o derecha, que se fundamenta en la acumulación de riqueza a costa de la explotación de los mal llamados recursos (el recurso humano y los recursos naturales), y que políticamente ha consolidado un régimen neoliberal a escala mundial, gobernado por un grupo de personas dueñas de corporaciones y organizaciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que se han encargado de estructurar un especie de gobierno global; que impone y regula las políticas públicas de los países, principalmente de aquellos mal bautizados por el expresidente estadounidense Harry Truman; como subdesarrollados, que son conducidos a adoptar una economía basada en el extractivismo y la sobreexplotación de su patrimonio natural como forma de sobrevivencia. Esto nos ha llevado a lo que se conoce como el Antropoceno, término usado en el año 2000 por el ganador del premio Nobel de química Paul Crutzen para denominar a una era geológica en la cual todos los ecosistemas terrestres se han visto impactados severamente por las actividades humanas. 

Este sistema de desarrollo, que se sustenta en un crecimiento al infinito de la economía, ha consolidado un sistema educativo doctrinario que implanta una cosmovisión que toma a la naturaleza como una simple mercancía, despojándola de cualquier valor sagrado y de cualquier valor vital y significativo para nuestra cultura. 

Un sistema educativo que a su vez implanta la cultura de la competencia, que niega sistemáticamente al Otro, pues lo considera como aquello que se tiene que suprimir o eliminar para llegar a obtener éxito en la vida. Lo que consecuentemente establece un modelo único de éxito basado en tener un alto poder adquisitivo para llegar a poseer gran cantidad de bienes de consumo, lo que paralelamente impone lo que se conoce como la cultura de lo desechable: el compro, uso y tiro, que mantiene una hiperproducción de materiales a partir del hiperconsumo como escala de bienestar. Además, esto establece como norma que quien este fuera de este estilo de vida, se coloca en la Zona del No Ser, término que utiliza Ramón Grosfoguel (sociólogo puertoriqueño) para explicar que aquel que no tiene cierto nivel económico se considera nadie, se invalida y se margina a nivel social. 

Por otra parte, esta cosmovisión que se instaura en el sistema educativo; que tiene los cimientos occidentales del judeocristianismo, positivismo y del patriarcado, mantiene un 
antropocentrismo en vigencia, pues sigue la ontología social aristotélica, donde lo humano, y principalmente el hombre, se encuentra en la cúspide de una jerarquía en la que nos autoproclamamos como una especie superior al resto, con el derecho de someter a aquello que está por debajo de nosotros: la mujer, los animales y la naturaleza. 

Ahora bien, han aparecido estrategias en los últimos 30 años, que han permitido abordar propuestas transformadoras, pero que lamentablemente han quedado en un plano políticamente discursivo. Una de las más evidentes, es la idea del desarrollo sostenible, que fue absorbida por el sistema económico, y las acciones claves de cambio que buscan el bien común, se han quedado, en su mayoría, en el papel. Pues, a pesar de muchos esfuerzos por establecer medidas como: la Agenda 21, la protocolo de Kioto, los 17 objetivos de desarrollo sostenible, que buscan cuestiones puntuales como reducir el calentamiento global, erradicar la pobreza, el hambre, mejorar los sistemas de seguridad social, entre muchos otros, en estas últimas tres décadas los índices de estos se han mantenido o incrementado, y por el contrario la desigualdad social ha aumentado significativamente, la riqueza se ha concentrado cada vez en menos manos y se ha presenciado un importante deterioro del ambiente. 

Ahora que estamos frente a esta pandemia, que nos obliga a hace esta parada, y nos da una ventana para reflexionar y cuestionar el modo de vida que hemos adoptado en las últimos años, y teniendo a la disposición toda la información científica que proyecta escenarios poco alentadores si no se cambia la forma de hacer las cosas, me surgen las siguientes preguntas: (i) ¿qué proyecto de mundo queremos? Pues estamos en una era global, donde a través del impacto del COVID 19, queda más que evidente que estamos interconectados y que somos interdependientes, y ante esto (ii) ¿qué queremos de la educación? Esta última se puede plantear de forma general, pero en este caso voy a enfocarla en la educación superior. 

2. La educación superior como vía para fortalecer la cultura ambiental 

A pesar de que muchas propuestas transformadoras han quedado en el mero discurso, han venido surgiendo otras estrategias que promueven un cambio en el sistema económico, político y educativo, que nos pueden ayudar a ver el mundo de forma distinta, abandonando la visión de supremacía de la especie; y así alcanzar un ideal de bien común. 

Entre las estrategias que se pueden mencionar, y que poco a poco han tomado fuerza, están: la teoría de sistemas, la sustentabilidad súperfuerte, el diálogo de saberes, el ecofeminismo y el surgimiento más actual de las ecomasculinidades alternativas, el descrecimiento y el ecosocialismo, entre otras, que intentan implantar formas de vida que tiendan a un menor impacto sobre la naturaleza, viendo a esta como una igual, o sea trasciendo la idea del Otro como lo humano, sino que también considera, tanto a la naturaleza como a los animales, como otros sujetos de derecho. Alternativas, que además, buscan establecer economías más 
justas y solidarias, que reconozcan la pluralidad y la autonomía de las poblaciones, sin imponer una forma hegemónica de política. 

Por la tanto, ya existen una serie de conocimientos, teorías, tesis y propuestas que la educación superior tiene a disposición para aportar a una transformación del sistema educativo sustentado en una ética y en una educación ambiental, que impulse una transformación cultural que con lleve a una reconfiguración de nuestras relaciones con el mundo, un cambio en las formas de producción y el impacto de estas. Es decir, la ética y la educación ambiental, ya no se verían como un eje transversal, como sucede en la actualidad, sino que se establecen como un eje prioritario en todas las áreas de formación profesional. Además, esto permitiría que las personas se capaciten para que tengan la oportunidad de ser agentes culturales de cambio, al darles la opción de acoger la idea de trabajar por el Otro, y así abandonar el objetivo de formar empleados, que generalmente pone a las personas en una condición desigual. 

La necesidad de esto queda latente ante la emergencia sanitaria que estamos viviendo. El discurso social a nivel mundial cambió de la noche a la mañana. Antes del COVID-19 nos fomentaban el individualismo, el consumo de productos transnacionales, la necesidad de ser productivos para que otros generen riqueza, y ahora durante la pandemia, nos invitan a quedarnos en casa para no exponer al otro, nos invitan a cuidar a los más vulnerables, nos incentivan el consumo local; y que aquellos que aún tienen su salario, sean solidarios, no competitivos, y apoyen. O sea, en esta pandemia, el Otro, volvió a ser relevante. 

Por la tanto, la educación superior también puede hacer un giro, para promover en su profesorado y su estudiantado una racionalidad ambiental, como el investigador mexicano Enrique Leff propone, en donde las relaciones socioambientales se basen en el respeto mutuo, en la compasión y en el cuidado. Lo que Leonardo Boff llamó la ética del cuido. 

Esto podría adoptarse de manera sistemática por las instituciones educativas, y fomentar en las comunidades estudiantiles una responsabilidad social como futuros profesionales. Lo que implicaría desmontar la competencia que nos inculcan como un bien social, y por el contrario, impulsar una formación basada en la cooperación y que contribuya a mejorar las condiciones de comunidades y de poblaciones. 

Para lograrlo, el sistema educativo tiene que erradicar el pensamiento lineal positivista, la racionalidad economicista y abandonar el sistema patriarcal, para involucrar en los procesos formativos el pensamiento complejo y que se valide los diferentes saberes que conforman nuestra sociedad. Lo que significa, crear un sistema educativo que adopte un visión biocéntrica, donde se revalore a la naturaleza, no como algo utilitario, sino como sagrada o de vital importancia, y que fomente la idea del buen vivir. 
Concluyo mi intervención, con una cita de un Humberto Maturana, que se encuentra en libro Emociones y lenguaje en educación y política, publicado en 1988 en Chile y que dice: 

“Si la educación media y superior nos invita a la apropiación y a la explotación del mundo natural [y del Otro, agrego]; y no a nuestra coexistencia armónica en él, esa educación no sirve.” 

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

logo-fecon

Llamado al Ecologismo Costarricense desde FECON

FECON
Ecología Política 02 de septiembre de 2020

Un llamado urgente al ecologismo Costarricense, el nuevo comunicado y propuesta pais desde FECON la Federación Ecologista en tiempos de crisis económica social y ambiental, nos propone muy atinadamente la re-activación de un amplio movimiento social de sectores.

Problemáticas medioambientales en el contexto de pandemia

Problemáticas medioambientales en el contexto de pandemia

Ronald Sánchez y Álvaro Sagot
Ecología Política 26 de octubre de 2020

En el siguiente conversatorio Ronald Sánchez nos habla un poco sobre el surgimiento del COVID-19 y su relación con la vida silvestre. Por su parte, Álvaro Sagot, menciona el escenario tan negativo que enfrenta el país con respecto a lo ambiental, mencionando casos como la pesca de arrastre, las moratorias a empresas piñeras (Pococí y Los Chiles) y el caso del APM TERMINALS.

Veto a la ley de pesca de arrastre de camarón

Veto a la ley de pesca de arrastre de camarón

Era Verde
Ecología Política 28 de octubre de 2020

La siguiente nota explica las circunstancias en las que se da la huelga de hambre contra la aprobación de la ley que legaliza la pesca de arrastre en Costa Rica e ilustra distintas manifestaciones en contra de este retroceso jurídico ambiental, así como su poca rentabilidad económica.

Los postres del hambre

Los Postres del hambre y el debacle ambiental en Costa Rica

Bernardo Corrales Briceño
Ecología Política 22 de agosto de 2020

Costa Rica enfrenta una crisis socioambiental generalizada. La relación estrecha con el modelo productivo, la dirección político y económica del país con los monocultivos, los agroquímicos la salud humana y la debacle ambiental son la peor pandemia que enfrentamos. Desde la sección de Ecología Política, hacemos un análisis de esta coyuntura histórica desde la propuesta del Ecosocialismo y la ética ecológica. Como venimos repitiendo, para una liberación ante las jerarquías y las hegemonías de este modelo, no queda más que radicalizar hacia la ecosuficiencia.

Lo más visto

121672685_4416836281724743_2929738253519557033_n

Los rostros de la dictadura en Costa Rica

Rogelio Cedeño Castro
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"El totalitarismo neoliberal contemporáneo es más perfecto que el de los regímenes de Hitler o Stalin, dado que aquellos tenían que emplear masivamente el terror y la violencia homicida contra la población, de una manera abierta."

Untitled design

Costa Rica: el gas, la violencia y la desigualdad detrás del pura vida

Estudiantes Autónomos Colectivo Revolución
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"Como estudiantes nos indigna que las Federaciones Estudiantiles lleven la voz del movimiento estudiantil sin convocar a una asamblea abierta estudiantil, sin reunirse con las, los y les estudiantes que han salido a la calle a protestar, la única representación estudiantil en cualquier mesa de diálogo no es voz de la comunidad estudiantil, es autoritaria, impuesta y representa únicamente intereses personales. Exigimos a las Federaciones estudiantiles transparencia y que no vendan al estudiantado como lo vendieron en las protestas del 2019, en defensa del FEES. ¡Transparencia política, la Federación no nos representa!"

Anónima

No nos callan más

Anónima
Se va a caer 16 de octubre de 2020

Denunciamos la nota escrita por Iván Molina en Semanario Universidad, donde bajo argumentos misóginos perpetúa la histórica discriminación que ha existido en la academia hacia las mujeres. Que en las universidades haya espacio y voz para las mujeres y no para los acosadores.

IMG_0036

Poemas de Jaime Huenún Villa (Poeta Mapuche)

Jaime Huenún Villa
Ni pena ni miedo 18 de octubre de 2020

La siguiente es una colaboración del poeta mapuche Jaime Huenún Villa (Valdivia, sur de Chile, en 1967). Él es poeta y escritor mapuche-huilliche. Obtuvo el premio Pablo Neruda de poesía (2003), la beca Guggenheim de Nueva York (2005), el premio a la mejor obra poética publicada en Chile otorgado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura (2013), el premio Manuel Montt otorgado por la U. de Chile (2019), el premio Nacional de Poesía Jorge Teillier (2020), entre otros reconocimientos. Posee una gran variedad de libros de poesía con alto reconocimiento internacional y de los cuales tenemos el agrado de hacerles llegar una valiosa muestra

8a742ebb-f82f-43da-913c-215a74ce7cba

OTRA VEZ UN NO: Continúa el avance de los recortes a los sectores Culturales y Ambientales

Sebastián Miranda Brenes
Realidad Nacional 19 de octubre de 2020

Costa Rica afronta la peor crisis política de su historia y la corrupción ha llevado al estado al colapso. No obstante, no quiere verse a la corrupción como la verdadera causa de esto y sigue recortándose presupuestos a sectores que construyen tejido social y le dan calidad de vida y generan autenticidad en los pueblos tanto en los pueblos como en las personas. El escritor Sebastián Miranda se manifiesta en este escrito ante esta cruda realidad.

Clase XIII - Desmontando algunos mitos del libertarismo de Robert Nozick

Desmontando algunos mitos políticos del libertarismo de Nozick, a la luz del contexto político costarricense

MSc. Esteban Paniagua
Desmontando los mitos 24 de octubre de 2020

Esta es una de las últimas clases del curso: "Desmontando los mitos de la teoría política occidental: un exordio frente a la muerte de la filosofía política". Aquí analizamos los argumentos básicos del libertarismo y los relacionamos con la política costarricense, ya que es necesario comprender que nuestro contexto no es blanco y negro y que enemigos del bien público los encontramos tanto dentro como fuera del gobierno

unnamed

El mito de la democracia, un comodín de la derecha (V Parte)

Rogelio Cedeño Castro
Reflexiones 24 de octubre de 2020

"Las denominaciones o calificativos encerrados en las palabras populismo y comunismo, constituyen el anatema por excelencia para el logro de los propósitos de una derecha, cada vez más temerosa y exasperada por la emergencia de lo popular en nuestras sociedades, esa presencia creciente de nuevos y dinámicos actores sociales que ya no responden a sus juegos de control político tiene que ser frenada a cualquier costo y dentro de la historia reciente de nuestros países encontramos abundantes ejemplos de ello, siendo el caso de Honduras uno de los más reveladores de estas actuaciones cruentas y hasta homicidas de las viejas élites del poder, con tal de alcanzar sus no siempre tan ocultos propósitos de perpetuar la dominación oligárquica, aun a riesgo de enfrentarse después con graves problemas de legitimación."

Boletín Semanal