Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

COVID-19, PRIVATIZACIÓN Y MOVIMIENTOS SOCIALES: OTRA CARA DEL EMPLEO DE LA PANDEMIA COMO ARMA DE GUERRA

Usted puede colaborar con la continuidad de este proyecto auto-gestionado, realizando una donación a la siguiente cuenta PayPal: [email protected]

Internacionales 21 de mayo de 2020 MSc. Esteban Paniagua MSc. Esteban Paniagua
corona_img
COVID-19, aislamiento social, privatización y neolieralismo Foto tomada de: https://www.tni.org/es/articulo/coronavirus-la-necesidad-de-una-respuesta-internacionalista-progresista

En entregas anteriores hemos denunciado como la pandemia del COVID-19 ha sido empleada como arma de guerra. Sin embargo, hemos enfatizado algunos aspectos del uso bélico del COVID-19 y no otros que vamos a exponer a continuación.

Nos hemos referido al empleo del COVID-19 como arma de guerra desde dos perspectivas. En primer lugar, el endurecimiento de los bloqueos económicos por parte de Estados Unidos y algunos países europeos que impide el ingreso de alimentos, medicamentos e incluso ayuda humanitaria a países como Siria, Irán, Yemen, Cuba y Venezuela. En segundo lugar, hemos descrito el discurso xenófobo anti-chino, de acuerdo con el cual China es la única culpable de la propagación del COVID-19 en el mundo y por eso, debe ser sancionada con cifras similares a las de la deuda externa de Estados Unidos con China.

Únicamente en el artículo anterior nos hemos referido a algo que vamos a tratar aquí más detenidamente. El uso del COVID-19 como instrumento para profundizar políticas neoliberales en Nuestra América y el mundo y garantizar la desmovilización total de los movimientos sociales.

Si analizamos detenidamente, la mala gestión del COVID-19 de Nuestra América y el mundo, tiene sus ganadores económicos. Las grandes compañías farmacéuticas, los grandes monopolios de la comunicación masiva occidental y algunas plataformas tecnológicas como Zoom, son ganadores en las circunstancias actuales de aislamiento social.

Sin embargo, existe un ganador más perverso al que poco se ha tratado de describir: las élites conservadoras y neoliberales de Nuestra América y su intención de privatizar las instituciones públicas y debilitar el estado social de derecho, para imponer las tiranías modernas como las nuevas formas de gobierno legítimas en Occidente.

Efectivamente, el COVID-19 existe y su existencia no se puede negar. Sin embargo, la gestión de la pandemia en los países de Nuestra América que poseen una mayor influencia política de Estados Unidos, se ha caracterizado por dos tipos de dirección política, ambos anteponiendo los intereses de las grandes empresas nacionales e internacionales a la salud y el bienestar general de los pueblos. Por un lado, un escepticismo total que promueve la ausencia de todo tipo de control. Por otro, un aislamiento parcial, a través del cual se regula la cantidad de casos, pero se mantiene un prologando temor inducido en la población de contagiarse de COVID-19, que conlleva a una significativa fractura de las relaciones sociales.

El primer caso ha predominado en discursos como el del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para quien el COVID-19 es una simple gripilla y por algunos cuantos muertos no se puede detener ni la economía ni los eventos religiosos. En el segundo, países como Costa Rica, en los cuales, y gracias a un sistema de salud estatal lo suficientemente estructurado, se ha logrado contener el número de casos, pero se ha atemorizado profundamente a la población, generando una prolongada fractura de las relaciones humanas, excepto de aquellas propiamente mercantiles y relacionadas con los intereses de las empresas de las elites conservadoras nacionales y las compañías trasnacionales.

El aislamiento prolongado no es tanto una estrategia para reducir la cantidad de casos simultáneos, lo cual de paso no busca contener el virus sino administrarlo, como de control social. Las políticas de aislamiento no se han correspondido con una “tregua política” entre las tiranías en ejercicio del poder y los movimientos sociales.

En otras palabras, las políticas que tienden a la privatización e inutilización de las instituciones del estado siguen avanzando, y con mayor velocidad, al promover la desmovilización de los movimientos sociales, lo cual constituye una estocada contundente al derecho del pueblo a la resistencia legítima y a gozar de parte del poder soberano del estado.

Fuera de Nuestra América hemos visto manifestaciones en contra de este empleo político del COVID-19 como arma de guerra contra las poblaciones. Manifestaciones en contra del aislamiento las han habido en California y otros estados de Estados Unidos, así como en varios países europeos, el pasado 1 de mayo, donde destacó la noticia de más de 200 manifestantes detenidos en Alemania.

Ahora bien, las repercusiones económicas de los modelos neoliberales sobre los pueblos son más atroces que las consecuencias directas de la enfermedad del COVID-19 en Nuestra América. Por ejemplo, en países como Costa Rica, la privatización de instituciones estatales como la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), la cual ha sido determinante no solo para gestionar la pandemia del COVID-19, sino la salud de las personas durante aproximadamente 79 años, podría ser catastrófico para la calidad de vida de los pueblos que habitan Costa Rica.

Esto nos deja en medio de una encrucijada. Efectivamente el COVID-19 existe y debemos tomar las medidas necesarias para contener la pandemia, por lo que las manifestaciones masivas pueden provocar una gran catástrofe sanitaria; pero la guerra declarada por las tiranías en contra de los pueblos, puede generar cataclismos económicos y sociales mayores que los proyectados para el COVID-19.

Un ejemplo de esto lo encontramos en Ecuador. Este país sudamericano se esperaba fuera un ejemplo de la contención de la pandemia en el sur del continente americano. Sin embargo, Ecuador fue todo lo contrario. Esto se ha debido en gran parte al debilitamiento de las instituciones públicas, generado por las políticas neoliberales impulsadas por el presidente Lenin Moreno.

El gobierno ecuatoriano también ha intentado aprobar más reformas del aparato estatal en medio de una crisis humanitaria, en la cual las morgues no han dado a basto y se han visto en el mundo crudas imágenes de cadáveres en las calles e incluso en las aguas, debido a la desesperación de las personas.

A pesar de la dura situación generada por el COVID-19, lo sectores sociales no han dejado de lado la reflexión sobre el impacto de las políticas neoliberales que promueve el gobierno de Lenin Moreno. Por esto, el Frente Unitario de Trabajadores de Ecuador, varios gremios sindicales, maestros y servidores públicos convocaron a una movilización para el lunes 25 de mayo, en contra de estas políticas neoliberales.

Al respecto, el presidente de la Unión General de Trabajadores, filial del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), ha declarado: "Ratificamos el llamado a los trabajadores, maestros, estudiantes, comerciantes, para la nueva jornada del lunes 25 de mayo a partir de las 10:00, contra los despidos, la esclavitud, contra el nuevo paquetazo económico”.

Entre las medidas por las que se convoca la protesta, a la cual se preve que se unirá la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), están el recorte de 4000 millones de dólares al sector público, reducción de 8 a 6 horas la jornada laboral del sector burocrático del estado y de 1 hora para los maestros del sector público.

El ejemplo de Ecuador debe ser estudiado a fondo por los movimientos sociales de otros países en los cuales se promueven medidas similares, no para salvar la economía de los estados ni la calidad de vida de los pueblos, sino el continuo crecimiento de las ganancias de las empresas conservadoras de las elites nacionales y las compañías trasnacionales, como sucede hoy por hoy en Costa Rica.

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

Huellas 46 Análisis geopolítico del Kurdistan

Análisis geopolítico del Kurdistán con Antonio Barrios Oviedo

Antonio Barrios Oviedo y YEIMER RAMOS TORRES
Internacionales 22 de diciembre de 2020

En el siguiente programa de Huellas, el Dr. Antonio Barrios Oviedo, especialista en relaciones internacionales, nos habla acerca del pueblo Kurdo, refiriéndose a su historia, sus luchas nacionalistas y el papel geopolítico y estratégico que juega en el Oriente Próximo.

Lo más visto

download

¿Qué es el empleado público?

MSc. Esteban Paniagua
Realidad Nacional 04 de enero de 2021

Este artículo trata de explicar como la mal llamada "clase política", compuesta por el presidente, ministros, diputados y altos jerarcas de las instituciones son los empleados públicos culpables de la crisis económica del país, a pesar de que se nos presentan como si no fueran empleados públicos y los otrosempleados públicos tuvieran la culpa de su mala administración

download

¿Figueres Ferrer un héroe de paz? O de la necesidad de cepillar la historia a contrapelo

Omar J. Ureña Soto
Realidad Nacional 21 de enero de 2021

Un cuestionamiento que debemos hacernos sobre la historia de Costa Rica, desde la filosofía política y la historia de las ideas es la reciente resolución que sostiene que José María Figueres Ferrer es un héroe de la paz. No debemos dejar en la oscuridad sectores de por sí ya oscurecidos del ser y que poco a poco debemos debelar y hacer parte de nuestra memoria reciente. De nuestra memoria histórica.

rafael rubio

Poemas de Rafael Rubio, Chile.

Rafael Rubio
Ni pena ni miedo 23 de enero de 2021

Rafael Rubio Barrientos: poeta y académico. Autor de los siguientes libros de poesía: Arbolando (1998), Madrugador Tardío (2000), Luz Rabiosa (2004), Mala Siembra (2010), Caudal (2012), Viernes santo (2019). Ha obtenido los siguientes premios: Premio FEUC (Federación Estudiantes de la Universidad Católica), Premio poesía joven Armando Rubio, Premio de Poesía Pablo Neruda (2006), Premio Academia Chilena de la Lengua, Premio Municipal de Literatura, Premio Gabriela Mistral. Ha sido incluido en diversas antologías y revistas de circulación nacional e internacional.

Foto Olivas

LA POESÍA COMO DISCIPLINA: Un acercamiento a la obra de Juan Carlos Olivas, Costa Rica.

Sebastián Miranda Brenes
Ni pena ni miedo 12 de enero de 2021

A continuación un acercamiento al trabajo literario del poeta costarricense Juan Carlos Olivas, Turrialba, 1986. "...yendo un poco más allá de sus libros, como conozco a Juan Carlos personalmente, su obra ya numerosa y reconocida internacionalmente, no se debe solo a su talento, sino que como todo artista, trabajador o persona sobresaliente, hay una ardua disciplina atrás de su trabajo. Un escritor que se sienta a diario en su estudio a leer, a escribir y autocorregir sus textos con rigurosidad. Un escritor que estudia a conciencia estilos, formas, uso del lenguaje de los y las grandes poetas de las distintas lenguas. Un artista dedicado completamente a su oficio, ... Alguien atento a su contexto, a su entorno y que ha ido plasmándolo en su obra".

Captura de Pantalla 2021-01-03 a la(s) 10.41.43

El maletín y la cajita

David Monge Arce
Reflexiones 03 de enero de 2021

Con esta entrega iniciamos una serie de críticas de cine, realizadas por el escritor costarricense David Monge. Esperamos sean de su agrado y les invitamos a comentar sus apreciaciones sobre las películas analizadas

Boletín Semanal