Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

COVID-19 como arma de la élites: Costa Rica, Guatemala y Panamá

El siguiente artículo brinda algunos ejemplos ilustrativos del empleo del COVID-19 como un arma de las élites para controlar las poblaciones en Costa Rica, Guatemala y Panamá. Les invitamos a emplearlo como un insumo crítico sobre lo que está pasando en la región centroamericana.

Internacionales 04 de junio de 2020 MSc. Esteban Paniagua MSc. Esteban Paniagua
large_v9D8tYofwAsV55Zt8RGT13SaiPOJGU-L96OlH7gBY2A
Religión y aislamiento social en Centroamérica Foto tomada de: https://es.weforum.org/agenda/2020/04/coronavirus-en-centroamerica-la-region-de-records-y-contrastes-en-sus-estrategias-y-resultados-frente-al-covid-19/

Las personas saben que en Estados Unidos la policía está actuando con violencia, que Donald Trump ha incentivado el empleo de la Guardia Nacional y el Ejército en contra de las personas manifestantes e incluso el uso de armas de fuego. Los asesinatos cometidos en medio de la represión de estas protestas han sido escuchados en el mundo y todos los pueblos se encuentran consternados por lo que sucede en Estados Unidos, pero esto no es efectivo sino nos miramos directamente como pueblos.

¿Qué discursos promueven los gobiernos y los medios de comunicación masiva en Centroamérica y particularmente en Costa Rica, Guatemala y Panamá, al respecto de la protesta social en estos tiempos convulsos que vivimos?

El tema de la pandemia del COVID-19 está siendo desplazado a un segundo lugar en el mundo, pero en Centroamérica sigue estando en primer lugar, ya que es empleado como mecanismo de miedo para fracturar todo tipo de relaciones humanas y mantener un control fascista de la población.

Importantes funcionarios de países europeos como Rusia y Alemania han hecho hincapié en que el mundo exageró la letalidad del COVID-19 y que tal exageración ha conducido a las actuales condiciones de pánico, terror y fractura de las relaciones sociales. Pero en Centroamérica, el COVID-19 constituye el monstruo para imponer un control policial y militar, igual e incluso más atroz que el de Donald Trump, pero como no es en Estados Unidos, pasa desapercibido en el mundo y en nosotros mismos.

En Costa Rica, antes del COVID-19, el gobierno venía limitando las posibilidades legales del derecho legítimo a la resistencia del pueblo y aumentando su capacidad policial, militarizando a su policía, para contener las manifestaciones sociales. 

El grado de violencia empleado en 2018 contra manifestantes en contra del Plan Fiscal, en comunidades de Puntarenas y Limón, así como en manifestaciones de estudiantes y educadoras, provocando incluso la muerte de personas como Antón Serrano (un estudiante de secundaria, cuadro de honor) y la criminalización de empleados públicos como Carlos Andrés Pérez y de estudiantes universitarios como Javier Carvajal y Sileny Vásquez, implica un pensamiento retrógrado, similar al de Donald Trump, dirigido contra las protestas anti-racistas, generadas por el asesinato de George Floyd.

No crean ustedes que es casualidad que Marcelo Prieto, ministro de la Presidencia de Costa Rica, declarara que Donald Trump no fue quien mató a George Floyd y que por eso no sea pertinente hablar de Donald Trump en referencia a los acontecimientos de represión que se están viviendo en Estados Unidos. El gobierno de Costa Rica es un gobierno hipócrita y mojigato que aparenta actuar de acuerdo con lo “políticamente correcto” y está gobernando para un grupo pequeño de elites conservadoras y neoliberales costarricenses que actúan tiránicamente por encima del bien común y del interés público, sin tomar en cuenta la cuota de poder soberano que le corresponde al pueblo en la toma de decisiones políticas.

En medio de la gestión de la pandemia del COVID-19, se ha promovido la xenofobia en contra de Nicaragua, la pérdida de los derechos laborales de las personas trabajadoras, la exoneración y facilidades de acceso a capitales públicos o la rapiña del estado por parte de algunas, no todas por su puesto, empresas que se asocian a los intereses de las élites que constituyen ese tirano corporativo que está gobernando a Costa Rica. 

Medidas paliativas, como el Bono Proteger, son en realidad estrategias para posteriormente justificar falsamente la quiebra y la venta descarada de instituciones públicas como las universidades, la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Acueductos y Acantarillados (A y A), el Instituto Nacional de Seguros (INS), etc. 

Estas instituciones ha intentado ser vendidas por estas mismas elites, a lo largo de las primeras dos décadas del siglo XXI, y las han venido privatizando poco a poco, tal y como hicieron con las empresas de CODESA en la década de 1990, cuando la producción de azúcar, a modo de ejemplo, pertenecía al estado costarricense, a todos y todas las costarricenses, y ahora es una de las principales fuentes de ingreso de algunas familias corruptas que están detrás del gobierno y miran con deseo el apoderamiento de otras instituciones o fuentes de riqueza.

Pero no solo en Costa Rica la gestión del COVID 19 está siendo empleada por élites desesperadas ante la incertidumbre de la derrota de Estados Unidos en la tercera guerra mundial para imponer políticas tiránicas y reprimir a los pueblos, de un modo similar o incluso más atroz que Donald Trump a las personas manifestantes en Estados Unidos. 

Continuando con la estrategia del Plan Puebla-Panamá, el gobierno de Guatemala ha utilizado la crisis de la pandemia para realizar desalojos de comunidades, en favor de proyectos mineros y estos desalojos, en favor de este tipo de empresas que representan el lucro neoliberal, han sido invisibilizadas por los medios de comunicación masiva, en medio de la pandemia.

Además, se ha promovido una paralización de la economía local, impidiendo el tránsito de mercancías, lo cual ha generado desabastecimiento de alimentos a zonas rurales. Este paralización del comercio local hace contraste con el libre tránsito de camiones de compañías trasnacionales, dedicadas a la exportación.

Este contraste ha generado la indignación de movimientos sociales en distintas partes del país como Sololá. Al igual que en Estados Unidos, la represión no se hizo esperar y, a partir del 30 de mayo, el gobierno del europeo Alejandro Giammattei, decretó un toque de queda en tres municipios: Sololá, Santa María Utatlán y Nueva Santa Catalina Iztuahuacan. 

En otras palabras, al igual que en Costa Rica, la población civil no importa, el pueblo no importa, lo que importa son los intereses de determinadas élites nacionales y compañías trasnacionales. Finalmente, el gobierno de Giammattei, cerró la Secretaría de la Paz y la Secretaría de la Mujer, instancias que fueron creadas a partir de los Acuerdos de Paz, para el fortalecimiento de los derechos humanos.

En Panamá se están viviendo problemas de alimentación, generados por los cortes de suministros de alimentos y no se garantiza el acceso de equipo de protección médica a la población rural. También se están criminalizando las protestas por el hambre y la violación de otros derechos humanos. 

El acceso a la educación se ha caracterizado por una pantomima televisiva que ha sustituido la educación pública, la cual ha recibido críticas de docentes y padres y madres de familia. En contraste, colegios privados, con programas traídos de Estados Unidos, continúan brindando sus servicios en distintas modalidades, sin ninguna regulación. Finalmente el gobierno sigue pidiendo préstamos cuyas responsabilidades de pago recaerán sobre la economía de las personas de a pie. En contraste, los mecanismos generados por las comunidades para soportar la crisis, no salen a la luz pública.

En conclusión, existen paralelismos entre la situación que se está viviendo en Costa Rica, Guatemala y Panamá. La existencia de una oligarquía que ha asumido el papel de un tirano, antes y aún con mayor intensidad, durante el empleo de la pandemia del COVID-19 como un arma de guerra en contra de las poblaciones. El deterioro de la educación pública. La desigualdad en la regulación del tránsito de mercancías, donde solo se permite el tráfico para la exportación. La restricción y pérdida de derechos individuales básicos. La represión de la protesta social. El manejo mediático de la pandemia para presentarla únicamente como una situación “médica”. La invisibilización tanto de los mecanismos de violencia como de sobrevivencia y el surgimiento necesario de mecanismos de resistencia comunitaria.

Usted puede colaborar con la auto-gestión del diario Más allá de la Cortina realizando una donación a la siguiente cuenta PayPal: [email protected]

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

118961750_173328827615381_3963949922611296150_o

No es contra el Evo, es contra el pueblo organizado

Noel Perez
Internacionales 07 de septiembre de 2020

La siguiente noticia pertenece al medio de comunicación boliviano Insurgentes, el cual ha sufrido recientemente un sabotaje cibernético y no ha podido restablecer su portal ni recuperar sus archivos para cambiar de servidor de hosting. Esto es un ataque directo a la pluralidad y la democracia y habla muy mal de todo aquello que intente silenciar la diferencia política dentro de un país. Desde Más allá de la Cortina nos solidarizamos con las y los compañeros de Insurgentes y vamos a postear más a menudo algunas de sus noticias para apoyar la libertad y su derecho al ejercicio periodístico y político

FB_IMG_1602124965091

Bolivia: entre elecciones y tentativas de golpe de Estado

Juan Carlos Pinto Quintanilla
Internacionales 17 de octubre de 2020

Esta entrega llega a ustedes gracias a una alianza estratégica entre el medio de comunicación boliviano Insurgentes y Más allá de la Cortina. Estas alianzas estratégicas son necesarias para romper con los sesgos de la comunicación masiva. Pueden consultar Insurgentes en: https://www.insurgentescrp.com

Una hija de Putin ya se vacunó contra el coronavirus

La vacuna rusa, en el contexto de la tercera guerra mundial

MSc. Esteban Paniagua
Internacionales 11 de agosto de 2020

Rusia da un golpe de autoridad científica y médica en medio de la tercera guerra mundial. El día de hoy le ha dado a conocer al mundo la creación de la primera vacuna contra el COVID-19. Lea como calza esta pieza en la tercera guerra mundial a continuación

1601766525_593895_1601766663_noticia_normal_recorte1

Plesbicito en Chile, inicio de una lucha

Ítalo Cortés
Internacionales 13 de octubre de 2020

En el siguiente artículo Ítalo Cortés hace un resumen de la trayectoria de la constitución chilena y evidencia las luchas de los movimientos sociales, así como el plebiscito del próximo 25 de octubre para definir se se cambia la constitución

gatun-locks-panama-canal-cr-rsz-6cd89

Nuevo “Entendimiento” entre Estados Unidos y Panamá viola el ‎Tratado de Neutralidad, el Derecho Internacional y la Constitución panameña

Julio Yao Villalaz
Internacionales 07 de septiembre de 2020

Esta noticia pertenece a la Red Voltaire y fue publicada en Panamá, el 4 de setiembre de 2020. Encabezada por Robert O’Brien, consejero de seguridad nacional del presidente de ‎Estados Unidos, una delegación estadounidense realizó una extraña visita relámpago a Panamá ‎a mediados de agosto, en lo que ya se perfila como la apertura de un nuevo capítulo en la cruzada ‎particular de Estados Unidos contra China, país cuyo enorme potencial económico se ha ‎convertido en preocupación de primer plano para Washington. El especialista panameño en ‎relaciones internacionales Julio Yao aborda nuevamente un tema prácticamente desconocido ‎fuera del ámbito regional.‎

eM4RywPX_400x400

El auspicio de Manuel González al golpe de estado y la tiranía en Bolivia

Óscar Barrantes Rodríguez
Internacionales 25 de octubre de 2020

Tras el aplastante trunfo del MAS en las elecciones de Bolivia de la semana pasada, queda más que evidente en engaño de Luis Almagro, secretario general de la OEA, cuando afirmó que hubo fraude en las tras anteriores elecciones bolivianas, donde fue reelecto Evo Morales. Pero no solo el descaro de Almagro ha quedado al descubierto, sino también otros miembros de la OEA que fueron observadores en aquel momento, como el costarricense Manuel González

Lo más visto

121672685_4416836281724743_2929738253519557033_n

Los rostros de la dictadura en Costa Rica

Rogelio Cedeño Castro
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"El totalitarismo neoliberal contemporáneo es más perfecto que el de los regímenes de Hitler o Stalin, dado que aquellos tenían que emplear masivamente el terror y la violencia homicida contra la población, de una manera abierta."

Untitled design

Costa Rica: el gas, la violencia y la desigualdad detrás del pura vida

Estudiantes Autónomos Colectivo Revolución
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"Como estudiantes nos indigna que las Federaciones Estudiantiles lleven la voz del movimiento estudiantil sin convocar a una asamblea abierta estudiantil, sin reunirse con las, los y les estudiantes que han salido a la calle a protestar, la única representación estudiantil en cualquier mesa de diálogo no es voz de la comunidad estudiantil, es autoritaria, impuesta y representa únicamente intereses personales. Exigimos a las Federaciones estudiantiles transparencia y que no vendan al estudiantado como lo vendieron en las protestas del 2019, en defensa del FEES. ¡Transparencia política, la Federación no nos representa!"

Anónima

No nos callan más

Anónima
Se va a caer 16 de octubre de 2020

Denunciamos la nota escrita por Iván Molina en Semanario Universidad, donde bajo argumentos misóginos perpetúa la histórica discriminación que ha existido en la academia hacia las mujeres. Que en las universidades haya espacio y voz para las mujeres y no para los acosadores.

IMG_0036

Poemas de Jaime Huenún Villa (Poeta Mapuche)

Jaime Huenún Villa
Ni pena ni miedo 18 de octubre de 2020

La siguiente es una colaboración del poeta mapuche Jaime Huenún Villa (Valdivia, sur de Chile, en 1967). Él es poeta y escritor mapuche-huilliche. Obtuvo el premio Pablo Neruda de poesía (2003), la beca Guggenheim de Nueva York (2005), el premio a la mejor obra poética publicada en Chile otorgado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura (2013), el premio Manuel Montt otorgado por la U. de Chile (2019), el premio Nacional de Poesía Jorge Teillier (2020), entre otros reconocimientos. Posee una gran variedad de libros de poesía con alto reconocimiento internacional y de los cuales tenemos el agrado de hacerles llegar una valiosa muestra

8a742ebb-f82f-43da-913c-215a74ce7cba

OTRA VEZ UN NO: Continúa el avance de los recortes a los sectores Culturales y Ambientales

Sebastián Miranda Brenes
Realidad Nacional 19 de octubre de 2020

Costa Rica afronta la peor crisis política de su historia y la corrupción ha llevado al estado al colapso. No obstante, no quiere verse a la corrupción como la verdadera causa de esto y sigue recortándose presupuestos a sectores que construyen tejido social y le dan calidad de vida y generan autenticidad en los pueblos tanto en los pueblos como en las personas. El escritor Sebastián Miranda se manifiesta en este escrito ante esta cruda realidad.

Clase XIII - Desmontando algunos mitos del libertarismo de Robert Nozick

Desmontando algunos mitos políticos del libertarismo de Nozick, a la luz del contexto político costarricense

MSc. Esteban Paniagua
Desmontando los mitos 24 de octubre de 2020

Esta es una de las últimas clases del curso: "Desmontando los mitos de la teoría política occidental: un exordio frente a la muerte de la filosofía política". Aquí analizamos los argumentos básicos del libertarismo y los relacionamos con la política costarricense, ya que es necesario comprender que nuestro contexto no es blanco y negro y que enemigos del bien público los encontramos tanto dentro como fuera del gobierno

unnamed

El mito de la democracia, un comodín de la derecha (V Parte)

Rogelio Cedeño Castro
Reflexiones 24 de octubre de 2020

"Las denominaciones o calificativos encerrados en las palabras populismo y comunismo, constituyen el anatema por excelencia para el logro de los propósitos de una derecha, cada vez más temerosa y exasperada por la emergencia de lo popular en nuestras sociedades, esa presencia creciente de nuevos y dinámicos actores sociales que ya no responden a sus juegos de control político tiene que ser frenada a cualquier costo y dentro de la historia reciente de nuestros países encontramos abundantes ejemplos de ello, siendo el caso de Honduras uno de los más reveladores de estas actuaciones cruentas y hasta homicidas de las viejas élites del poder, con tal de alcanzar sus no siempre tan ocultos propósitos de perpetuar la dominación oligárquica, aun a riesgo de enfrentarse después con graves problemas de legitimación."

Boletín Semanal