Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

Impacto ambiental y COVID-19: ¿qué sigue después de la pandemia?

La siguiente es una reflexión de Yuliana Rojas Hernández. Originaria de Limón, nacida en 1997. Estudiante de la Licenciatura de Ingeniería Química de la Universidad de Costa Rica, Sede del Caribe.

Reflexiones 25 de junio de 2020 Yuliana Rojas Hernández
WhatsApp Image 2020-06-24 at 16.16.35
Yuliana Rojas Hernández

Desde la aparición del coronavirus se han detectado alrededor de 9 millones de contagios y más de cuatrocientos mil muertes a nivel mundial, generando un impacto sin precedentes en la mayoría de los países del mundo. Como resultado, las diferentes naciones han implementado estrategias para combatir el virus mediante el confinamiento obligatorio, restricciones a la atención médica no urgente, restricciones vehiculares y cierre de negocios no esenciales. 

Aún con los esfuerzos empleados, la propagación del COVID-19 sigue en aumento debido a la falta de disponibilidad de un tratamiento efectivo, en específico. Por lo que el manejo de la situación se basa en medidas de precaución, las cuales se convierten en un punto clave para evitar transmisión de la infección. 

El coronavirus ha detenido el mundo, un agente tan minúsculo, el cual no rebasa los 120 nanómetros, ha generado una enorme devastación a la salud humana, la cual no solo contempla aspectos físicos, si no también sicológicos. El confinamiento, ha producido que los rasgos psicosomáticos como la ansiedad y la frustración, visiten cada vez y con más frecuencia las mentes de los individuos. Y es que el estrés que se vive en la actualidad, va más allá de estar detrás de una pantalla tecleando desde casa, sin tener contacto con los demás individuos, es la incertidumbre del no saber qué será de nosotros el día de mañana.

Un día nos despertamos creyendo que todo sería como el día anterior, pero nos equivocamos, una enfermedad mundial rompió nuestra vana rutina y de un pronto a otro, todos los esfuerzos humanos, creando una estructura social y económica se desboronaron. El comercio se vio interrumpido, los viajes quedaron postergados, la industria cayó en una profunda depresión económica debido al cese de las compras y nos encontramos con un mercado financiero débil, tambaleándose tanto en potencias mundiales como en países subdesarrollados.

Hacer alusión de que el distanciamiento social es la medida de contención más efectiva hasta el momento para frenar la expansión del virus, es de importancia, la cual, desde su imposición ha permitido aplanar la curva de contagio, generando impactos positivos a la salud pública, sin embargo afecta directamente a la economía debido a que, este apartamiento implica la disminución de la producción y en algunos casos  su interrupción total.

Cabe mencionar, que antes de la pandemia ya estábamos mal si en términos monetarios hablamos. En el periodo que comprende los años que van del 2011 al 2019, la CEPAL (2020), registró una tasa media, de crecimiento económico mundial de apenas 2,8%, cifra más baja que la registrada en el periodo 1997-2006. Ahora bien, con la caída de los precios de los productos primarios, la interrupción en las cadenas globales de valor y la disminución en la actividad económica en los principales socios comerciales, conlleva a que se den pronósticos aún más desfavorables, como es el caso del Fondo Monetario Internacional, el cual expone en uno de sus informes, que la economía mundial se reduciría hasta en un 3% en lo que compete al segundo semestre del presente año, esto según Ambientum (2020). 

¿Pero acaso la pandemia sólo deja efectos perjudiciales en el mundo?

Elizalde (2007), nos pone en contexto, sobre la cruda realidad de países como  China. Esta, es una nación con una enorme masa de población, la cual se suma al modelo occidental de excesiva producción y consumo. Y es que dimensionar alrededor de 1300 millones de personas, produciendo con nulos controles socio-ecológicos y consumiendo a ritmos acelerados, lo cual representa una constante demanda de recursos que a su vez va acompañada de una gran cantidad de desechos contaminantes, es una situación alarmante.

La irrupción de China y de la India a mercados industriales, potencia el crecimiento de la huella ecológica, por lo que se puede decir que, al ritmo al que iban estos dos países, para el 2030 se necesitaría de un planeta, solo para cubrir sus necesidades.

Sin embargo, desde su estelar debut por la tierra, la pandemia puso a todos en su lugar, dejándonos una enseñanza muy importante y es el hecho que a pesar que no es nuestra amiga, es una gran aliada de la biota que nos rodea. 

Según Zambrano, Ruano, & Sanchez (2020), los primeros informes acerca del impacto indirecto del virus, en el medio ambiente, registraron que las emisiones de gases de efecto invernadero podrían caer en proporciones nunca antes vistas, desde la segunda guerra mundial, estas predicciones están intrínsecamente ligadas al distanciamiento social implementado e incentivado por los entes gubernamentales. 

El observatorio terrestre de la NASA evidenció que las cantidades de dióxido de nitrógeno emitidas en China desde principios de este año se redujeron en un 30% siendo comparadas con los periodos del 2019. Berman & Ebisu (2020), expuso que en el caso de la materia particulada, PM 2.5, cayó 1.4 μg / m 3 en Wuhan y el caso de otras 367 ciudades disminuyó 18.9 μg / m 3. Dichos resultados fueron obtenidos como consecuencia de las medidas tomadas por las entidades sanitarias asiáticas y su gobierno, donde las centrales eléctricas y las instalaciones industriales tuvieron que frenar su producción. Cabe mencionar que además de esto, se accionaron fuertes controles en lo que fue el distanciamiento social y la incidencia vehicular en las principales ciudades chinas.

En lo que respecta a La Agencia Europea del Medio Ambiente, Steffen, Egli, & Schmidt (2020), hacen referencia de como en el sector europeo, principalmente en países como Italia, España, Francia y Alemania se produjeron disminuciones significativas de hasta 47% y 55% de gases de efecto invernadero como el NO2. Y según el programa de monitoreo de la tierra de la Unión Europea  (Copernicus), el agujero de 20 millones de kilómetros cuadrados, el cual representaba una amenaza a la humanidad, en la actualidad se ha cerrado y todo lo anterior en un lapso de pocos meses de descanso.

Impactos medio ambientales negativos 

Al tener en cuenta los pros generados por el Covid, también es importante conocer los contras en términos medio ambientales. En los últimos días se ha connotado de como el planeta se cura ante nuestra ausencia, sin embargo hay que tener en cuenta que de manera indirecta también se ve afectado. En lo que respecta a la industria de reciclaje, tanto los países europeos como EE.UU y China  han experimentado una escasez de material recuperado en sus plantas según Zambrano, Ruano, & Sanchez (2020). 

 A pesar que las compras siguen en aumento y el material de desecho permanece constante, la gestión de los residuos se  ha visto disminuida ya que en algunas ocasiones se ha interpuesto la  salud de los trabajadores, situación que resulta preocupante ya que como bien se sabe el reciclaje es esencial en el equilibrio humano-naturaleza.

 Otra situación que se agrava, es la producción de los desechos que se generan en los sistemas hospitalarios debido a los equipos médicos empleados. Se estima que la producción diaria de la basura orientada a este sector alcanzó las 240 toneladas métricas, según Calma (2020), generándose 6 veces más desechos que la cantidad reportada antes de la pandemia.

Y ahora la pregunta a responder es ¿Qué sigue después de la pandemia?

¿Arrastraremos los mismos hábitos?

Vivimos en una era digital que nos gobierna, cada rutina del día está marcada por el acceso a la tecnología, antes del virus, esto era una situación más que evidente, después de este, cada día somos más dependientes a las plataformas digitales las cuales se han convertido en prácticamente el único y principal medio para comprar, trabajar, estudiar o incluso entretenernos.

Y es que si a través de los años, existen eventos que producen cambios culturales en la estructura social de los individuos, sin duda este es uno de ellos. Las nuevas generaciones despertaran en un mundo donde la inteligencia artificial predominará y consigo se desencadenará un exceso de producción y consumo. 

Las cadenas de suministro  cada vez más se adecuan al consumidor, lo que ha generado que las compras online aumenten, y como consecuencia los desechos tanto orgánicos como inorgánicos, también. Esto genera otro punto de declive ya que a pesar que en muchos lugares, al menos en lo que respecta a las zonas urbanas se cuenta con servicio de recolección de desechos, en las partes más vulnerables no necesariamente, hecho que provoca que exista más probabilidad a la contaminación de efluentes y áreas terrestres.

Detrás de toda esta contaminación que nos rodea existen cadenas industriales que trabajan cubiertas por un telón muy grande que hace que sus actividades ilícitas y poco reguladas se vean distanciadas de la realidad. Dichas empresas colonizan regiones con escases de controles y restricciones medio ambientales, donde la mano de obra es barata y debido a la vulnerabilidad del sector, plantear demandas sociales es casi imposible, por lo más allá del desarrollo del país, dichas multinacionales representan explotación para el lugar.

Es más que evidente que nos encontramos en un siglo donde la desigualdad se pasea libremente por los pasillos del mundo, el deseo de gobernar y poseer, conllevan a grandes injusticias, haciendo que las riquezas se concentren en unos pocos, y muchas personas vivan en forma precaria y en gran vulnerabilidad. 

Mientras miles de personas mueren en la actualidad por causas evitables, el 10 por ciento más rico de la población mundial dispone del 54 por ciento del capital existente, siendo el resultado del egoísmo y de la avaricia que tanto caracteriza al humano (Elizalde,‎2007).

Según Goicochea (2011), Aristóteles, exponía que  somos seres de deseos, dicho sentimiento, alimenta al individuo para darle dirección, pero abandonado a su voluntad, puede convertirse en un arma de doble filo, la cual puede provocar daños irreparables.

En su misma formulación de ética ambiental, hace referencia que la realización de los deseos es parte de la felicidad, pero si el deseo desenfrenado, es dominar y someter pueblos, penetrar hasta los últimos rincones de la tierra y organizar un modo de producción depredador de los bienes y servicios, se corre el riesgo de amenazar la supervivencia de la especie humana y de hacer habitable la Casa común (la tierra).

Energías verdes vs energías renovables

La aceleración de los impactos se ha intensificado. Al menos en lo que fue el siglo veinte, en menos de cuarenta años se duplicó la población mundial, es decir pasamos de 2500 millones de habitantes a 5000 millones, periodo donde se cuadruplicó el consumo de los combustibles fósiles

En un informe realizado Carbon tracker (2020), se especifica como esta industria petrolera, proporciona el 80% de los productos del mundo y en la actualidad representa un valor de alrededor de 18 billones de dólares en cotización, cifra que constituye aproximadamente, una cuarta parte del valor total de los mercados mundiales y la mitad de los bonos corporativos.

Según Tahir &  Batool (2020),  la Agencia Internacional de Energía, expuso que ante la crisis experimentada por el COVID-19, la demanda de petróleo va a descender un 9%, este presente año, siendo una amenaza para la estabilidad económica mundial.

Ante la caída de los precios del petróleo, podría existir una oportunidad de redención para las energías renovables.

El periódico de la energía (2020), hace alusión de como en el 2019 se obtuvieron grandes avances, a lo que en términos de “energía verde” se refiere, en ese periodo, se dio la mayor inversión en energía eólica marina con un total de 29.900 millones,  se llevó a cabo la más grande financiación para un proyecto solar en Emiratos Árabes Unidos, con una cifra de 4300 millones de dólares y se dio la compra del mayor volumen de energía renovable en el mundo. Estos se consolidan como importantes pasos, los cuales abren la brecha para que exista un desprendimiento de los combustibles convencionales.

Y si tan solo nos detuviéramos un momento en el tiempo e hiciéramos conciencia de lo que ocurre a nuestro alrededor entenderíamos la magnitud del problema. 

Es decir, si realizamos el dimensionamiento del impacto ambiental, por ejemplo, para al área de transporte, donde se consideran sus cuatro áreas más importantes, las cuales se componen de camiones, automóviles, aviones y barcos, se obtendría como resultado, 1100 millones de automóviles, 380 millones de vehículos comerciales y alrededor de 23000 aviones para el año 2015. Con estas cifras se puede tener una idea del daño abismal producido, lo cual se traduce en grandes concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) (Carbon tracker, 2020). 

En el caso de los combustibles a base de energías renovables, estos presentan la ventaja de que los índices de GEI, son prácticamente nulos, ayudan a disminuir las deficiencias provocadas debido a la contaminación y no necesitan elevadas cantidades de agua para su funcionamiento.

Bueno, cabe decir, que esto que se mencionó anteriormente son los típicos textos, que encontramos en internet y en las cadenas de televisión, las cuales le hacen creer al mundo que las energías renovables, nos van a salvar de los miles de males que hemos creados nosotros mismos. Sin embargo, conforme empezamos a escarbar acerca del origen y funcionamiento de estas tecnologías, se abre un mundo de mentiras difusas.

En las investigaciones realizadas por el productor Gibbs (2020), cuenta, como nos venden la idea, de que naciones como el caso de Alemania, se abastece de energías limpias, hasta en un 50%, dependiendo de las condiciones ambientales. Pero dicho país, aún es el mayor consumidor de carbón en Europa. La Gigafábrica Tesla, en buena teoría estaría suministrada por tecnologías renovables, desde el comienzo de su funcionamiento, (una fusión de la energía eólica y la solar), sin embargo, la realidad es muy distinta, ya que en la actualidad, existen tendidos eléctricos conectados a la red que distribuye energía por medio de combustibles fósiles. En el caso de la planta de biomasa en Vermont, EE.UU, por año, se encargan de talar alrededor de 400 mil toneladas de árboles, para abastecer la demanda de pellets de madera y aún para el arranque de sus generadores necesitan de energía convencional. 

En el caso de los autos eléctricos, estos, son cargados por medio de la red eléctrica de las mismas compañías, las cuales están diseñadas, de 95% de carbón. 

En el mismo estudio del productor, se hace alusión de que tanto las turbinas eólicas y los paneles solares, son creados, a partir de materiales como el cuarzo extraído a altas temperaturas y gran cantidad de la infraestructura,  soportes y espejos de súper plantas como Ivanpah, están hechos a base de litio, uranio y grafito.

El 99% de los fondos que avalan las energías verdes, están financiadas por compañías petroleras y de gas, de empresas como Mcdonalds, el mayor consumidor de carne del planeta y otras, como Coca Cola, uno de los mayores consumistas de plásticos (Gibbs,2020).

Entonces, ¿De qué se trata todo esto? Al final del día, se cumple el mismo ciclo, las hemonogías corporativas, siguen apilando millones de dólares, solo que ahora de una manera más inteligente, ya que tienen de su lado los grupos ecologistas y la sociedad en general, comprada a base de información no fidedigna y manipulada a niveles inconcebibles.

Hacer un cambio e implementar una sustentabilidad, es vital 

Ante  el abuso de poder y la crisis mundial que vivimos, solo queda hacernos responsables de nuestros actos. Ya no hay vuelta atrás. Los individuos no conocimos la frase “curarse en salud” en lo que respecta al sistema humano-tierra y nunca logramos cumplir el imperativo categórico expuesto por Hans Jonas donde dice que, obra de tal modo que los efectos de tu acción no sean destructores de la naturaleza y de la vida en la tierra (Goicochea, 2011). 

Fuimos capaces de crear el sistema, pero no fuimos capaces de sostenerlo, y ante un mundo finito, con un crecimiento exponencial, infinito y desmedido, solo podemos esperar devastación, si no comenzamos a hacer conciencia.

Por lo que en nuestra desfavorable posición actual, la pandemia nos da la oportunidad de plantearnos nuevos valores de racionalidad ambiental, estableciendo nuevas estrategias de producción y nuevas bases para el desarrollo de las fuerzas productivas. En su libro Cultura ecológica y racionalidad ambiental, (Leff, 2011), nos enseña como tenemos la posibilidad de movilizar las capacidades ecológicas que se traducen en creatividad y participación social de la mano con un desarrollo igualitario, ecológicamente equilibrado y sustentable.

Hay que tener claro que todo proceso nuevo, conlleva a una curva de aprendizaje y de adaptación. El cambio, implica la confrontación de sistemas axiológicos y de intereses  opuestos, arraigados en las instituciones sociales, en juicios de valor y en procesos de legitimación, que gobiernan a diferentes agentes económicos, clases sociales así como los diferentes estados a nivel internacional, sin embargo,  debemos hacer una reestructuración y entender que la percepción del ambiente, como potencial productivo rompe con los paradigmas convencionales del progreso, lo cual representa la inserción de procesos de recuperación de los recursos ambientales, permitiéndonos la oportunidad de llevar acabo nuestra supervivencia y de las futuras generaciones.

Bibliografía

Berman, J. D., & Ebisu, K. (2020). Changes in US air pollution during the COVID-19 pandemic. Science of The Total Environment, 139864.

Steffen, B., Egli, F., Pahle, M. y Schmidt, TS (2020). Navegando la transición de la energía limpia en la crisis de COVID-19. Joule .

Zambrano-Monserrate, MA, Ruano, MA, y Sanchez-Alcalde, L. (2020). Efectos indirectos de COVID-19 sobre el medio ambiente. Ciencia del medio ambiente total , 138813.

Tahir, MB y Batool, A. (2020). COVID-19: Impacto ambiental saludable para la seguridad pública y amenaza el mercado petrolero. Ciencia del medio ambiente total , 140054

CEPAL, N. (2020). América Latina y el Caribe ante la pandemia del COVID-19: efectos económicos y sociales.

Calma, J.(2020).The COVID-19 pandemic is generating tons of medical waste.

Leff, E.(2011). Cultura ecológica y racionalidad ambiental.  Pag 276-312.

Goicochea, Z.(‎2011). Valoración económica. Capital Natural, Patrimonio Natural. Pag. 89-102.

Elizalde, A. (‎2007).Libro el Desarrollo sostenible: Su dimensión ambiental y educativa. Pag. 53-142.

Moore M.(2020). El planeta de los humanos. Recuperado el 24 de junio, de https://www.youtube.com/watch?v=6Cn2HC43RUY

Carbon tracker.(2020).Declive and Fall. Recuperado el 14 de junio, de https://elperiodicodelaenergia.com/wp-content/uploads/2020/06/Decline-and-Fall-report-Carbon-Tracker.pdf

Ambientum.(2020).Las reservas de gas, carbón y petróleo caen por la crisis. Recuperado el 14 de junio de:https://www.ambientum.com/ambientum/energia/las-reservas-de-gas-carbon-y-petroleo-caen-por-la-crisis.asp

El periódico de la energía.(2020).La caída de costes de las renovables sirve en bandeja una recuperación verde tras el COVID-19. Recuperado el 14 de junio de https://elperiodicodelaenergia.com/la-caida-de-costes-de-las-renovables-sirve-en-bandeja-una-recuperacion-verde-tras-el-covid-19/

_______________________________________________________________________________

Emítanos sus comentarios acerca del proyecto y de esta entrega al correo: [email protected]

Modo de citado:

Rojas Hernández , Y. (25 de junio, 2020). Impacto ambiental y COVID-19: ¿qué sigue después de la pandemia? Heredia, Costa Rica: Cátedra Virtual Autónoma de Filosofía Política. Recuperado de: https://masalladelacortina.com/contenido/767/impacto-ambiental-y-covid-19-que-sigue-despues-de-la-pandemia

____________________________________________________________________________________

Si le ha gustado esta noticia, puede realizar una donación PayPal con solo darle clik aquí.

LOGO DE LA CÁTEDRA

 

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

Captura de Pantalla 2021-01-03 a la(s) 10.41.43

El maletín y la cajita

David Monge Arce
Reflexiones 03 de enero de 2021

Con esta entrega iniciamos una serie de críticas de cine, realizadas por el escritor costarricense David Monge. Esperamos sean de su agrado y les invitamos a comentar sus apreciaciones sobre las películas analizadas

138558123_2392036527609475_5483559881947760724_o

Guatemala: Juan Luis, cincuenta años después

Carlos Figueroa Ibarra
Reflexiones 20 de enero de 2021

El miércoles 13 de enero de 1971, en el Restaurante Alicante de la zona 9 de la capital guatemalteca, fue secuestrado y desaparecido Juan Luis Molina Loza. Lo acompañaba Rolando López Herrera (Constantino Ayala), comandante del insurgente Movimiento Revolucionario 13 de noviembre, también desaparecido.

Unknown-2

La post pandemia: disyuntivas y confrontaciones

Nils Castro H.
Reflexiones 27 de enero de 2021

El tiempo de denunciar al neoliberalismo ha cumplido la mayor parte de su tarea. Se sabe que sus ficciones y sinvergüenzuras han sido un desastre tanto social como económico. Lo que hoy toca es explicar con qué otra alternativa vamos a remplazar esa plaga.

portada

Los oscuros orígenes del virus

Silvia Ribeiro
Reflexiones 18 de enero de 2021

El siguiente artículo de la investigadora Silvia Ribeiro brinda argumentos y posturas importantes de tomar en cuenta para analizar el origen del virus del COVID-19

download

Se escaparon los cerdos

Miguel Jaimes
Reflexiones 14 de enero de 2021

Con la prosopopeya de los cerdos, el poder en EEUU pasa de mano en mano en el mismo chiquero. Les invitamos a leer la reflexión del Dr. Miguel Jaimes, especialista en geopolítica del petróleo, al respecto

images

El año más raro de nuestra vida

Héctor Abad Faciolince
Reflexiones 05 de enero de 2021

Esta reflexión nos pone a pensar en la pandemia y otras pandemias que ha afrontado la humanidad, en función del año que iniciamos, así como la importancia de la riqueza cultural

Lo más visto

E4

Transfeminismos en Centroamérica (Parte 2)

Furia Volcánica
Furia Volcánica 03 de febrero de 2021

En esta segunda parte del episodio “Mujeres Trans-formando Fronteras” tuvimos la oportunidad de compartir junto a seis poderosas mujeres activistas transfeministas de Guatemala, El Salvador, Isla Bahamas, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, para entender las realidades, perspectivas y demandas desde los transfeminismos centroamericanos y del caribe.

Mia Gallegos

Poemas Mia Gallegos, Costa Rica

Revista Ni pena Ni miedo
Ni pena ni miedo 05 de febrero de 2021

Lamentablemente nuestra revista no podrá seguir adelante por diferentes motivos fuera de nuestro control. Sin embargo, hacemos este último lanzamiento en nuestra página, para brindar homenaje a una de las poetas vivas más importantes de nuestro país, que la fuerza de su intimismo y la perenne busqueda del propio Ser es admirable. Acá una serie de poemas de Mia Gallegos, quien recientemente fue premiada por tercera vez con el Premio Nacional de Poesía Aquileo Echeverrí. De nuestra parte la felicitamos. Y para nuestro público lector agradecemos el leer, el comentar y el compartir. Gracias por estos meses de trabajo. Los mejores deseos de nuestra parte.

Randall Roque

Poemas del libro Bestiario de Randall Roque, Costa Rica

Randall Roque
Ni pena ni miedo 30 de enero de 2021

El pasado 28 de enero 2021 se anunciaron los premios nacionales del 2020, donde el poeta costarricense Randall Roque recibió una mención de honor por su libro Bestiario, publicado el año pasado en Perú. Este libro puede ser descargado completo y de forma gratuita en el siguiente link: https://www.descubrelima.pe/wp-content/uploads/2020/07/Bestiario.pdf. Sin duda, la poesía de Randall Roque es digna de recibir este reconocimiento, pues su obra ha venido creciendo y proyectándose a nivel internacional. Es por esto que en la Revista Ni pena Ni miedo queremos compartir parte de la obra de este poeta, para darla a conocer a nuestros y nuestras lectoras.

Arnoldo_Mora_Universidad_de_Costa_Rica

La sabiduría como gozo integral

Arnoldo Mora Rodríguez
Artículos Contra-Académicos 01 de febrero de 2021

En este texto, la característica erudición del Dr. Arnoldo Mora Rodríguez discurre sobre el significado de términos fundamentales para comprender lo que realmente es la filosofía para llegar a verla como un gozo integral.

download-1

República Democrática del Congo

Miguel Jaimes
Espíritu del Petróleo 03 de febrero de 2021

En el siguiente artículo, el Dr. Miguel Jaimes se refiere a las cruentas guerras de la República Democrática del Congo y cómo estas se relacionan con el control de importantes recursos que son apetecidos por trasnacionales de reconocido renombre mundial.

606fb9f2-1b28-4556-8308-59feb88a5160

Regreso a clases con más crisis del sistema educativo y presión sobre el educador

Manuel Sandoval
Realidad Nacional 03 de febrero de 2021

"Las capacitaciones del MEP son de escaso valor pedagógico, un mero trámite burocrático que no aclara mucho sobre los cambios en evaluación y  otros aspectos que se introducen todos los años. Sin embargo, el Magisterio Nacional está olfateando, con las primeras circulares del MEP de este año, QUE NOS VA A CAER ENCIMA UNA SOBRECARGA DE TRABAJO BRUTAL con la implementación a medias del curso lectivo presencial y la obsesión de los burócratas del MEP de aplastar al educador con informes burocráticos sin sentido. Problemática a la que se va a sumar, que el sistema educativo está comenzando a resentir los recortes presupuestarios brutales que han habido en Educación, aumentando a lo largo de este año la exclusión de los estudiantes de los sectores populares y la presión sobre los educadores".

Boletín Semanal