Más allá de la Cortina Más allá de la Cortina

La vieja poesía joven en Guanacaste

Poeta y narrador. Profesor en la Universidad de Costa Rica en Liberia. Ha publicado los poemarios Emigrar hacia la Nada, Variantes de una herida y La grieta en el espejo. Aparece en la antología de poesía centroamericana Deudas de sangre (2015), reunida por Magdiel Midence; varios de sus microrrelatos han sido publicados en la Antología iberoamericana de microcuento, compilada por Homero Carvalho (2017, Editorial Torre de papel).

Reflexiones 02 de julio de 2020 Sebastián Arce
cbfbe151-2602-470b-9ed8-16146b7e3ac3
Foto de Soren Vargas

I

Recibo un mensaje en la red social, una propuesta en movimiento: “…Mae, usted se rajaría a escribir algo sobre la poesía joven en Liberia o en Guanacaste”. Ya leí el mensaje. Ya habrá visto el amigo que lo dejé en visto… “¿Poesía joven en Guanacaste?”, me pregunto, me rasco la cabeza, me desparramo sobre el sillón. “¡Creo que el poeta joven más importante y enérgico de este lugar ha de tener como 60 años!”.

FIN.

Mentira. Le contesto al compa que está bien, que me apunto a ensayar algo, aunque no sé exactamente qué. A veces hay que echarle una tableta al agua para ver las burbujas, la efervescencia. 

II 

En 2014 comencé a trabajar en Guanacaste. De la montaña herediana y la perpetua subida y bajada de cuestas pasé al sartén de la bajura. Aún me sorprende cuando algún lugareño de toda la vida expresa, agobiado, “¡Qué calor!”. Daría sentada la razón que el cuerpo se acostumbra a las condiciones y que no hay mayor certeza que las llamas en un mayo sin brisa y sin lluvia; pero no es así, el calor es un lugar común que adquiere tintes poéticos gracias a este asombro sin alivio y a esta transpiración en bicicleta. 

Lo mismo da por sentado el sentido común: que la poesía joven debe de existir, de alguna manera, en una provincia con más de 380 mil habitantes, repartidos en 11 cantones y 47 distritos. Pero los números también me llevan a percatarme de realidades: se trata de la provincia que, según el INEC, agrupa la menor cantidad de población en el país, las distancias entre las comunidades son largas, las vías y los medios de comunicación insuficientes, casi no hay librerías que no sean cristianas o bazares. ¿Será que se pueden distinguir agrupaciones de jóvenes en un espacio signado por la distancia? 

III

Le envío un audio al poeta y valiente editor liberiano Soren Vargas. Le pido que en un minuto me resuma la situación de la poesía joven en Guanacaste. Me contesta: “Ni siquiera hay situación…”, pero empieza a buscar una palabra adecuada, por fin responde: “desarticulada geográficamente y también editorialmente”. Añade que con el Centro Literario de Guanacaste (1) en “el limbo”, las cosas están aún más complicadas. También le envío un audio al poeta Josué Torres. Está asomándose al peldaño de los 30, así que sus palabras deberían de arrojar luz sobre varias épocas. No ha contestado aún. Su silencio por ahora es elocuente.

IV

En 2015 decidí iniciar un taller literario en el Museo de Guanacaste, sin restaurar en aquella época y ocupado por los ensayos musicales del SINEM. Se llamó El taller de las seis por el hecho de que la hora de reunión se fijó a las seis de la tarde. Trabajaba en la UCR, pero quería descentralizar mi actividad de este espacio y ver si llegaban interesados de otras instituciones y con realidades diferentes. Llegaron estudiantes de la universidad como Luis Murillo, Gabriela Fonseca, Thamara Ortiz, Luis Andrey Solano y Josué Torres, quien es el poeta joven que más se mira comprometido actualmente. Además, se presentaron estudiantes de colegio como Sarah Quesada y profesores de secundaria, como Laura Arias. En medio de violines, trompetas y saxofones rebotando entre el polvo, procuré usar el único tipo de dinámica que conocía en aquel tiempo –heredado del Taller Netzahualcóyotl (2)– que consistía en leer y comentar sobre literatura y “tallerear” en grupo los textos que trajeran los integrantes, entrarles de lleno, localizar lugares comunes, dónde aflojaban, dónde explicaban, rayarlos, meterles tijera, pero sobre todo mi intención era transmitir la pasión que sentía por las letras y que los participantes pudieran identificar quiénes eran esos otros a los que les gustaba la poesía. Los textos fueron llegando a pocos, quizás no con la intensidad que yo esperaba, y empecé a darme cuenta de que se necesitaba primero proporcionar herramientas para la creación, ejercicios que facilitaran el empujón para la escritura, pues pretender que llegaran con su montaña de escritos dispuestos a borronearlos todavía no era el caso. Ese tipo de actitud aquí no hay. 

Ya después comencé a llevar la Maestría en Literatura en San José y no tenía tantas fuerzas ni tiempo para reunirme. Trasladé las reuniones hacia la Universidad y comenzaron a asistir otros jóvenes como Eyleen Arce, Yassin Alvarado y Braulio Rodríguez. Pero con el tiempo el Taller de las seis se fue convirtiendo más en un en una productora de eventos que en un taller, pues empecé a gestionar el regreso del Festival Internacional de Poesía a Liberia a través de él. Así podían traerse escritores internacionales y ponerlos en contacto con parte de la población de Guanacaste – y no solamente jóvenes–. 

Notaba que no podía conseguir algo imperioso de forjar: que el grupo se volviera autónomo y empezara a crear sus propios espacios, por sí mismos. El trabajo en equipo, el crear una comunidad que te acompañe en medio de escenarios hostiles hacia la creación artística es fundamental, da una identidad, una pertenencia en el naufragio, sobre todo porque muchos anhelan ser escritores, pero no hay manual para serlo, no hay caminos hechos y en cualquier momento se puede abandonar la senda, si es que alguna vez se recorrió. Esta es una chispa que varios tienen que traer y que hasta hoy me parece que nunca la he visto arder en esta zona, quizás esta crónica anda detrás de eso, ¿por qué? ¿Tienen los jóvenes que mudarse hacia el Gran Área Metropolitana para sentir ese estímulo, esa intensidad para crear? Ya el veterano poeta Mainor González –que perteneció al taller “Chico Zúñiga” (3) y quien lleva años viviendo en Liberia me lo había advertido varias veces: “Aquí no pega nada”. 

V

Al fin ha respondido Josué, poeta liberiano. Desde su experiencia comenta que entre el 2009 al 2011 hubo un “boomcillo de producción” en el período en que asistió al Centro Literario donde había otros jóvenes; pero algunos como Rocío Rodríguez o Josué Rodríguez se fueron a estudiar a San José, mientras que con otros la vida fue “difícil” y no continuaron escribiendo. Entre 2012 al 2016 comenta que no hubo casi nada y que quizás desde 2017 al presente ha empezado a haber mayor “producción”. En el audio ha repetido tantas veces el término “producción” que le pido que me lo aclare, a lo que señala que “depende de cómo definás producción, en el sentido de que hay gente haciendo cosas o producción de libros, son dos cosas distintas”. Quedo casi que igual, pero en vista de que Boreal, el libro de Josué, es el único que conozco de poetas jóvenes de aquella época –y del presente–, imagino entonces que su producción consistía en juntarse y hacer cosas. Josué parece sacar que ahora hay más gente escribiendo o haciendo talleres en colegios como el artístico o el de Hojancha. 

VI

A partir del 2016 comenzaron a realizarse los recitales “La palabra por los cuernos” y “Democracia sin letras”, que fuimos ideando Josué Torres y mi persona. El primero, buscaba crear un espacio en donde se pusiera de manifiesto que la palabra y la poesía eran un trabajo donde había que ensuciarse las manos, tratar de agarrar a la bestia de frente y que no nos levantara, y si esto ocurría, saber ponerse de pie y darles brillo a los raspones. Obviamente era un juego con la tradición de las corridas y la monta, así como con la sacrosanta imagen del sabanero. Se aprovecharon los días de la Semana U en la Universidad de Costa Rica para celebrar este recital, que consistía en juntar a poetas jóvenes de talleres del Valle Central con quienes estaban escribiendo en Guanacaste – y no necesariamente solo jóvenes–. La alianza se estableció principalmente con el Taller Joaquín Gutiérrez, que se reunía en la Universidad de Costa Rica, pero en San Pedro. Además, como característica particular, había un micrófono abierto para que aquellos que quisieran lanzarse al ruedo con un poema de su autoría lo hicieran. Muchos nunca habían ido a un recital de poesía y muchos nunca habían leído un poema en público. Conseguíamos donaciones de revistas como las de Conjetura y las rifábamos entre los asistentes. El auditorio se llenaba gracias a la magia de los públicos cautivos.

El segundo recital se celebraba en Setiembre, durante las fechas de independencia, como un recordatorio de que sin palabras y sin letras no podíamos ser realmente libres, que no se podía renunciar a la expresión, a la crítica. Este recital se llevaba a cabo con poetas que residieran en Guanacaste o algunos, como Alejandro Cordero, que quisieran visitarnos. A través de estos eventos se podía ver ya a ciertos jóvenes que pasarían por varios de estos recitales y que también participarían en el certamen de literatura organizado por el Simposio de Neurociencias que dirigía la filósofa María Sánchez: Eyleem Arce, Braulio Rodríguez, Fernanda Morales Cabalceta, Adriana Navarro, Yassin Alvarado y Josué Torres, entre otros. 

Ya para estos años resulta perceptible una mayor presencia de jóvenes queriendo escribir y participar, aunque en sí no se conjunten en colectivos ni propongan por sí mismos la creación de actividades. Claro, estas actividades tenían sus limitaciones: primero, que todo se reducía al espacio de la Universidad y básicamente a los jóvenes que se reunían allí por obvias razones de estudio.

VII

En 2019 se intentó algo distinto con La palabra por los cuernos: en lugar de traer poetas desde el Valle Central para que leyeran con los contados – y repetidos– poetas de “aquí” (4). se intentaría un recital solamente con poetas de la provincia que no fueran “vacas sagradas”, una visión alternativa de la poesía de la región, por ello la ocasión llevó el subtítulo de Al son del grito guanacasteco. ¡En verdad que fue difícil reunir poetas que vinieran a pegar este grito! 

Primero, no se podía hacer demasiado tarde por razones de transporte y distancia, pero tampoco se podía programar muy temprano, porque había quienes trabajaban. Segundo, realmente fueron escasos los colectivos que pude hallar, la situación de la poesía está muy atomizada y entre los pocos jóvenes que escriben no hay una organización ni visibilización consistente. Nos visitó un taller literario en Abangares, zona cruzada por la historia de la minería del oro que, para el caso de esta crónica, no contaba con jóvenes en sí, y que tenía años de estar en “pausa” y de no salir del cantón a leer. Gracias a la gestión de Gustavo Zeledón, quien ha filmado cortos documentales sobre perifoneo de poesía en la zona fronteriza de La Cruz, así como de poetas y raperos en esta escena muy pero muy under (5), pudimos contactar a un poeta director de escuela, Salvador Macotelo, al joven Edwin Sánchez “Xezla” y al rapero Jhony Francisco Martínez Centeno, “El genio del rap”, quien por razones de trabajo, distancia y transporte no pudo llegar. ¡Nos quedamos con las ganas de que tirara! El poeta y gestor bagaceño Andrés Ruiz tampoco podía llegar por trabajo. Los juntamos con los poetas que ya teníamos identificados en la Universidad, y se le sumaron algunos valientes que se lanzaron al ruedo esa noche. 

No fue sencillo de organizar, pero sí dejó ver un estado de la cuestión de las bases de la poesía en la provincia y demostró que, al margen de si los poetas son jóvenes, veteranos o ya entrados en años, en la provincia hay una desarticulación notoria, un desconocimiento de lo que escriben los otros, pocas posibilidades para que jóvenes se integren entre sí, poca visibilización de su producción. Estas carencias quizás no sean tan obvias por la consolidada imagen folclórica que se ha construido sobre la provincia.

VIII

Habría que preguntarse, ¿qué relaciones hay entre ser un poeta joven con ser un poeta de Guanacaste? Si nos guiamos por el rango del premio Joven Creación de Costa Rica, 35 años señalan el ocaso de una edad. Según esto, aún califico para tal categoría, aunque mi espalda me esté matando durante este presente pandémico. 

Si se definiera dentro de un campo literario en fricción, joven puede entenderse como una categoría simbólica que al ser enunciada otorga un estatus de falta de experiencia o que no goza de atención y se halla al margen, o también una potencialidad creadora que promete, pero que se mantiene todavía a raya o que no madura. Desde esta perspectiva, en Guanacaste hasta los poetas con más de 50 años están tan tiernos como el brote de una cebolla. Eso es, aquí la poesía joven está vieja. Los jóvenes con la voluntad en andadera y los mismos veteranos en la firmadera de libros regalados. Es como la tierra de los vie-jovenes desarticulados, sin finiquitar conexiones y dinámicas, atomizados y congelados en la máquina criogenética de la literatura que se mira en su propio espejito. Estacionados en el tiempo y en el polvazal, como el Fry de Futurama, solo que aquí la criogénesis funciona al revés, a punta de calor, el pellejo poético como si fuera piel de garrobo.

También hay que darse cuenta de que, implícitamente, he venido considerando la poesía desde su ámbito académico y oficialista: aquella poesía que está escrita, que está hecha para convertirse en libros, que se ha trabajado en colectivos y talleres, que está hecha para defenderse con convicción, enfrentándose con las garras y con los dientes al tirano de la tradición. Es una perspectiva que privilegia ciertamente las dinámicas metropolitanas, que explotan espacios como centros culturales, librerías, galerías, bares, hoteles, teatros, universidades, bibliotecas, colectivos y editoriales. Esto se enfrenta con esa idea de que la cultura de Guanacaste es “folclórica”, y que su escritura va de la mano con símbolos y mitos casi que ancestrales, pero que no imagina otras dinámicas y actores en las formas de la poesía contemporánea. 

IX

Josué me hizo recordar a Rocío Rodríguez. Le escribo para que me platique sobre cómo ve la situación de la poesía joven en Guana. Es de Nicoya, tiene 11 años de haberse ido a vivir a la GAM, donde me parece que frecuentaba el Taller de la Universidad Nacional y me la topaba en recitales o en el bar Casa Azul. Me responde que cuando “te gusta cualquier arte que se quiera mejorar, se busca los círculos donde ese arte u oficio se realice, así era el panorama... yo encontré el centro literario”.  Me comenta que había pocos jóvenes, “luego aumentaron, el círculo creció, luego volvió a padecer del mismo problema”, cierra considerando que “la mayoría de las personas que escriben son adultos mayores y la verdad, recuerdo un panorama pesimista para la gente joven”.

X

Tecleo “poesía joven Guanacaste” en el buscador. Nada directamente relacionado. Lo más cercano: menciones de libros del poeta Miguel Fajardo –premio Joven Creación de 1980– y un artículo acerca de la poesía del siglo XX en Guanacaste. Menciona que “Y de la patria por nuestra voluntad”, frase con que se consumó la Anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica en 1824, marca “el nacimiento de la conciencia de esta literatura”. De lo local se imbrica a lo nacional y de lo nacional al mundo. Él es sin duda más optimista que la interpretación que puedo ofrecer como ser profundamente aculturalizado: desde la oficialidad, la literatura de Guanacaste vive anexada todavía.

Para terminar, le pido al mismo Miguel Fajardo que me brinde su panorama sobre la situación de la poesía joven en Guanacaste. Me responde que “En general NO conozco, hasta el momento, la producción poética de muchos jóvenes de Guanacaste. Menos, que hayan publicado. Tampoco manejo las manifestaciones literarias de los jóvenes en los 11 cantones como para atreverme a dar un criterio integral sobre dicho tema”. 

Fajardo señala dos elementos que uno va viendo como determinantes para ubicar la situación de la poesía joven: es difícil determinar su producción, tanto de actividades como de publicaciones, y por ello discernir qué se estará proponiendo. Por lo que he escuchado en los recitales organizados, el intimismo, el amor, la crítica hacia los cambios urbanos y culturales abruptos, el consumismo y la tecnología, la sexualidad, la identidad de género y la liberación personal podrían ser temáticas que se desarrollen, pero falta mayores acercamientos y búsquedas de medios de difusión. 

Una brisa de lluvia empieza a colarse entre las celosías. El calor se escurre como la llovizna entre los techos. Ahora que está fresco, voy a dejar estas palabras.


Liberia, 21 de mayo de 2020

Notas

(1)  Cuenta la mitología literaria guanacasteca que este grupo fue fundado por Marco Tulio Gardela, el principal teórico de la guanacastequidad, hacia 1974, y a su manera se ha mantenido en vigencia desde esa época. Se reúnen el primer sábado de cada mes, pero con la pandemia quién sabe si usarán Zoom. Los poetas jóvenes que se unieran al proyecto desde sus inicios siguen siendo prácticamente los pocos poetas jóvenes que han logrado publicar hasta hoy. 

(2)  Cuenta la mitología literaria – y de las cantinas heredianas– que este fue un taller literario surgido de la librería Netzahualcóyotl hacia el 2000 y que reunió a varias camadas de bizarros lectores que aún publican memes –y a veces libros–, y que se desarrolló al menos hasta el 2007. 

(3)  Mítico taller literario dirigido por Francisco Zúñiga, auspiciado algún tiempo por el Instituto Nacional de Seguros en San José, entre las décadas del 70 y del 90, por donde pasaron apocalípticos e integrados poetas y cuentistas del país con múltiples publicaciones y premios. 

(4) Incluso algunos ya señalaban que yo era de “aquí”, cuando yo no soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir. ¡Tan escasos estamos!

(5) Hay un corto de 2016 llamado “Diagnóstico de poesía La Cruz, Guanacaste”, en el cual se presenta la voz y la figura de poetas como Salvador Macotelo Dávila, Luigui Martínez, Edwin Sánchez, Thelma Morales, Johnny Martínez, Alfredo Camacho, Daniel Montero Rovira, Mercedes Morales Torres, MRG Las tres letras, Jonathan Marenco, Melanie Ordoñez, Dania López Alvarado y Jorge Herrera. Varios de ellos aparecen en su uniforme de colegio. Cuando busqué participantes para el recital de 2019, fue casi imposible encontrarlos. El vídeo está en https://www.youtube.com/watch?v=4U4aAn9P4rU&t=1371s

____________________________________________________________________________________

Emítanos sus comentarios acerca del proyecto y de esta entrega al correo: [email protected]

Modo de citado:

Arce, S. (2 de julio, 2020). La vieja poesía joven en Guanacaste. Diario Más allá de la Cortina. Reflexiones. Recuperado de: https://masalladelacortina.com/contenido/894/la-vieja-poesia-joven-en-guanacaste

____________________________________________________________________________________

Si le ha gustado esta noticia, puede realizar una donación PayPal con solo darle clik aquí.

LOGO DE LA CÁTEDRA

 

 

Toque para compartir

Colabora con 10$ y ayuda a que este proyecto autogestionado siga en linea

Te puede interesar

IMG_8801

La infancia y los juegos como motor de desarrollo y formación

Rita Ramos
Reflexiones 03 de septiembre de 2020

Rita Ramos, viene de Jaqué-Darién, la provincia verde de Panamá. Es socióloga. Estudia Antropología, arqueología y un máster en Ciencias Sociales. Escribe poemas y es una apasionada amateur de la fotografía. Su interés como escritora está relacionado con temas de ambiente, corrupción, alimentación, salud, identidades y género.

images

¿Qué es el fascismo?

Ítalo G. Cortés
Reflexiones 04 de septiembre de 2020

En el siguiente artículo, nuestro colaborador, Ítalo Cortés, nos brinda una explicación clara y didáctica sobre lo que es el fascismo, en un momento histórico en el que es de suma importancia comprender lo que es esta ideología para identificarla en las prácticas políticas a lo largo de Nuestra América

8a742ebb-f82f-43da-913c-215a74ce7cba

La orfandad política en Costa Rica

Sebastián Miranda Brenes
Reflexiones 24 de septiembre de 2020

El siguiente artículo de reflexión evidencia el vacío político y en complicado panorama operativo e ideológico para articular una lucha social, en las actuales circunstancias costarricenses. Es un escenario desde el que debemos partir para diagnosticar el modo mediante el cual podemos y debemos organizarnos

CEDRÓN - 2018 (1)

La CIA: Mecenas del arte abstracto en Latinoamérica

José Antonio Cedrón
Reflexiones 03 de agosto de 2020

En el siguiente artículo José Antonio Cedrón expone como la Agencia Central de Inteligencia (CIA) coordinó y fomentó clandestinamente las más diestras ofensivas a favor del arte abstracto en el contexto de Guerra Fría ¿Por qué la CIA fomentó el arte abstracto? ¿Cuáles fueron algunos de los mecanismos empleados por la CIA para la promoción del arte abstracto? son algunas de las preguntas que se intentan responder.

Lo más visto

121672685_4416836281724743_2929738253519557033_n

Los rostros de la dictadura en Costa Rica

Rogelio Cedeño Castro
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"El totalitarismo neoliberal contemporáneo es más perfecto que el de los regímenes de Hitler o Stalin, dado que aquellos tenían que emplear masivamente el terror y la violencia homicida contra la población, de una manera abierta."

Untitled design

Costa Rica: el gas, la violencia y la desigualdad detrás del pura vida

Estudiantes Autónomos Colectivo Revolución
Realidad Nacional 16 de octubre de 2020

"Como estudiantes nos indigna que las Federaciones Estudiantiles lleven la voz del movimiento estudiantil sin convocar a una asamblea abierta estudiantil, sin reunirse con las, los y les estudiantes que han salido a la calle a protestar, la única representación estudiantil en cualquier mesa de diálogo no es voz de la comunidad estudiantil, es autoritaria, impuesta y representa únicamente intereses personales. Exigimos a las Federaciones estudiantiles transparencia y que no vendan al estudiantado como lo vendieron en las protestas del 2019, en defensa del FEES. ¡Transparencia política, la Federación no nos representa!"

Anónima

No nos callan más

Anónima
Se va a caer 16 de octubre de 2020

Denunciamos la nota escrita por Iván Molina en Semanario Universidad, donde bajo argumentos misóginos perpetúa la histórica discriminación que ha existido en la academia hacia las mujeres. Que en las universidades haya espacio y voz para las mujeres y no para los acosadores.

IMG_0036

Poemas de Jaime Huenún Villa (Poeta Mapuche)

Jaime Huenún Villa
Ni pena ni miedo 18 de octubre de 2020

La siguiente es una colaboración del poeta mapuche Jaime Huenún Villa (Valdivia, sur de Chile, en 1967). Él es poeta y escritor mapuche-huilliche. Obtuvo el premio Pablo Neruda de poesía (2003), la beca Guggenheim de Nueva York (2005), el premio a la mejor obra poética publicada en Chile otorgado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura (2013), el premio Manuel Montt otorgado por la U. de Chile (2019), el premio Nacional de Poesía Jorge Teillier (2020), entre otros reconocimientos. Posee una gran variedad de libros de poesía con alto reconocimiento internacional y de los cuales tenemos el agrado de hacerles llegar una valiosa muestra

8a742ebb-f82f-43da-913c-215a74ce7cba

OTRA VEZ UN NO: Continúa el avance de los recortes a los sectores Culturales y Ambientales

Sebastián Miranda Brenes
Realidad Nacional 19 de octubre de 2020

Costa Rica afronta la peor crisis política de su historia y la corrupción ha llevado al estado al colapso. No obstante, no quiere verse a la corrupción como la verdadera causa de esto y sigue recortándose presupuestos a sectores que construyen tejido social y le dan calidad de vida y generan autenticidad en los pueblos tanto en los pueblos como en las personas. El escritor Sebastián Miranda se manifiesta en este escrito ante esta cruda realidad.

Clase XIII - Desmontando algunos mitos del libertarismo de Robert Nozick

Desmontando algunos mitos políticos del libertarismo de Nozick, a la luz del contexto político costarricense

MSc. Esteban Paniagua
Desmontando los mitos 24 de octubre de 2020

Esta es una de las últimas clases del curso: "Desmontando los mitos de la teoría política occidental: un exordio frente a la muerte de la filosofía política". Aquí analizamos los argumentos básicos del libertarismo y los relacionamos con la política costarricense, ya que es necesario comprender que nuestro contexto no es blanco y negro y que enemigos del bien público los encontramos tanto dentro como fuera del gobierno

unnamed

El mito de la democracia, un comodín de la derecha (V Parte)

Rogelio Cedeño Castro
Reflexiones 24 de octubre de 2020

"Las denominaciones o calificativos encerrados en las palabras populismo y comunismo, constituyen el anatema por excelencia para el logro de los propósitos de una derecha, cada vez más temerosa y exasperada por la emergencia de lo popular en nuestras sociedades, esa presencia creciente de nuevos y dinámicos actores sociales que ya no responden a sus juegos de control político tiene que ser frenada a cualquier costo y dentro de la historia reciente de nuestros países encontramos abundantes ejemplos de ello, siendo el caso de Honduras uno de los más reveladores de estas actuaciones cruentas y hasta homicidas de las viejas élites del poder, con tal de alcanzar sus no siempre tan ocultos propósitos de perpetuar la dominación oligárquica, aun a riesgo de enfrentarse después con graves problemas de legitimación."

Boletín Semanal